DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
LA DORDOÑA, EL CORAZÓN DE LA PREHISTORIA EUROPEA. Neandertales, pinturas rupestres y caballeros medievales - DEL 1 AL 5 DE OCTUBRE 2021 - Guiado por JORDI SERRALLONGA, naturalista y arqueólogo

Del 1 al 5 de Octubre  2021
Duración: 5 días
Tamaño del grupo: 15 expedicionarios

 

Precio por persona, en habitación doble: 1795.00€
Tasas (a reconfirmar en el momento de la emisión): 45.00€
Supl. habitación individual: 150,00€

 

BARCELONA BURDEOS     01 OCTUBRE        VY2912        0750 / 0905
BURDEOS  BARCELONA    05 OCTUBRE        VY2916        2150 / 2305

 

 

DÍA 01.- 1 OCTUBRE               BARCELONA - BURDEOS – PÉRIGUEUX - SARLAT
Comienza nuestra expedición al corazón de la Prehistoria.
Almuerzo - cena
Presentación en el aeropuerto de Barcelona, terminal 1, dos horas antes de la salida, para encontrarnos con nuestro guía y profesor Jordi Serrallonga.
Embarque y salida en vuelo directo a Burdeos.
Llegada y traslado en bus privado hasta Périgueux, lugar clasificado como una ciudad de arte e historia.
La ciudad histórico-artística de Périgueux, capital de Perigord, posee un importante patrimonio histórico, con su antigua ciudad galorromana y su ciudad vieja medieval y renacentista. Situada en el Camino de Santiago, la catedral de Saint-Front, de estilo bizantino, forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO.
Después del almuerzo, visita de la ciudad. 
Seguidamente, y gracias a la posibilidad de viajar en el tiempo a través de la arqueología, haremos un traslado que nos llevará a la ciudad de Sarlat: una localidad medieval que será motivo de una interesante visita durante la siguiente jornada de la expedición. Sin embargo, no es necesario precipitarse; la emocionante aventura del conocimiento debe afrontarse con paciencia y pletóricos de energía: primero cenaremos y descansaremos para recuperar fuerzas.
Alojamiento. 

 

DÍA 2.- 2 OCTUBRE                 SARLAT - LA ROQUE-GAGEAC - RÍO DORDOGNE - SARLAT
De la época medieval a la Prehistoria: miles de años de evolución.
Desayuno – almuerzo - cena
Después del desayuno, iniciamos la segunda etapa de la expedición con una inmersión en la dilatada e interesante historia de Europa. Y es que, por mucho que la razón central de nuestro safari urbano en la Dordoña sea el legado del pasado más remoto, nunca podríamos entender de dónde venimos sin antes estudiar cómo hemos desembocado en el presente.
Desde la época contemporánea, pasando por la moderna, hasta llegar a la medieval, en la Dordoña contamos con muy buenos ejemplos de todo este lapso cronológico. Pasearemos por las calles de Sarlat, escucharemos su historia y luego nos perderemos en el bullicioso y atractivo mercado que nos devuelve a los tiempos del medioevo; un período en el que, a pesar de la circulación de moneda, la población mantenía vivo el trueque.
Hoy pagaremos con dinero en efectivo... o con dinero plástico (la evolución imparable de la sociedad y la tecnología).
Luego nos dirigiremos a La Roque-Gageac (del cual dicen es el pueblo más bello de Francia y cuya ubicación, en un acantilado junto al río Dordoña, ha servido de inspiración para más de una novela sobre misterios ambientados en la Edad Media y el Renacimiento). Y, como colofón –y así ambientarnos en la geografía de los habitantes de la Dordoña, desde la Prehistoria hasta la actualidad–, nos embarcaremos para realizar una navegación relajada a lo largo del río que da nombre a esta región, o departamento galo.
Seguiremos la visita hasta la fortificación de la bastida de Domme, otro pueblo clasificado entre los más bellos de Francia y situado en la cresta de un acantilado con vistas al rio Dordoña. De ahí, pondremos camino a nuestro hotel.
Cena y alojamiento en el hotel.   

 

DIA 3.- 3 OCTUBRE                  SARLAT – CUEVAS DE LASCAUX II - LES EYZIES - COVES DE ROUFFIGNAC – SARLAT
La vida de los cazadores-recolectores: El Paleolítico de Europa.
Desayuno – almuerzo - cena
En esta jornada de nuestra expedición, el pasado será una de las más inolvidables: nos centraremos en el modo de vida de las sociedades predadoras (cazadores y recolectores) del paleolítico europeo. Empezaremos la mañana con el descubrimiento de las famosas cuevas de Lascaux II en Montignac, situadas en la misma colina de la gruta real, la réplica de Lascaux en la cual pueden verse el 90 % de las pinturas de las cuevas originales.
Junto con las cuevas de Altamira, son los dos conjuntos pictóricos prehistóricos más importantes de Europa. Si de Altamira, concretamente de la sala de los bisontes, se llegó a decir que es la Capilla Sixtina de la Prehistoria, Lascaux podríamos equipararla a los murales policromados del Antiguo Egipto. Pero, digo “podríamos” pues hemos de huir de los símiles y de las comparaciones. No nos llevarán a ningún sitio: los autores de las manifestaciones rupestres de Altamira o Lascaux pertenecían a sociedades cazadoras- recolectoras ... a pueblos paleolíticos que simplemente vivían de lo que obtenían de la naturaleza. De ahí la gran importancia de los elementos naturales (como los caballos salvajes) en sus motivos rupestres.
Al igual que ocurre hoy en Altamira, no visitaremos las cuevas originales de Lascaux ya que están cerradas al público. Penetraremos en el seno de las Cuevas de Lascaux II: una fiel réplica (no se distingue del original) que recrea la total extensión de las cuevas, así como las pinturas rupestres que se encuentran en su interior. Nuestros expedicionarios captarán las mismas sensaciones, y disfrutarán de mayor tiempo para percibir como nuestros ancestros, hombres y mujeres paleolíticos que descendían de los Homo sapiens que habían llegado a Europa desde África, fueron capaces de interpretar su mundo de ideas y símbolos. El guía científico de la expedición, Jordi Serrallonga, nos hablará detenidamente sobre este punto a lo largo de todo el viaje.
Después del almuerzo, visitaremos el flamante Museo Nacional de Prehistoria de Les Eyzies (lo cual nos permitirá contextualizar la época protagonista de nuestra expedición: la Prehistoria).
Por la tarde, nos dirigiremos a otro de los tesoros arqueológicos de la Dordoña: la Cueva de Rouffignac o, también llamada, Cueva del Mamut. En efecto, nuestros ancestros –contrariamente a lo que nos mostraron películas como hace un millón de años– nunca coexistieron con los grandes dinosaurios, pero sí convivieron con los ahora extintos mamuts y rinocerontes lanudos. Los humanos coincidieron con ellos en tiempos fríos (Europa, durante la época de las primeras ocupaciones humanas, sufrió un ciclo climático de glaciaciones y cálidos períodos interglaciares). Los cazaron, los carroñearon e idolatraron; por esta razón, ambos animales, aparecen dibujados en las paredes de las galerías de la Cueva de Rouffignac. Una visita que tiene lugar a bordo de un pequeño tren eléctrico. Inolvidable. La luz, los relieves de la roca, los trazos realizados con el carbón hace 13.000 años, dan vida a los más de cien mamuts que, gracias a los habitantes prehistóricos de la Dordoña, hoy aún viven entre nosotros.
Regreso a nuestro hotel de Sarlat.
Cena y alojamiento en el hotel. 

 

DIA 4.- 4 OCTUBRE            SARLAT - CASTILLO DE COMMARQUE - CUEVAS DE FONT DE GAUME -  LA FERRASSIE – LE MOUSTIER – SARLAT
Caballeros errantes, venus paleolíticas y neandertales fósiles.
Desayuno - almuerzo - cena
Para continuar con nuestro viaje a través del tiempo, durante la cuarta jornada nos permitiremos el atrevimiento de trasladar a los expedicionarios hasta tiempos, si cabe, aún más recónditos. Hoy viajaremos de la época contemporánea a la época medieval, y del medioevo a los cazadores-recolectores Homo sapiens. Y del Paleolítico Superior al Paleolítico Medio, de los sápiens a los míticos neandertales (Homo neanderthalensis).
Iniciamos el día, que nos llevará al Castillo de Commarque, en un idílico emplazamiento del valle del río Beune. Una construcción medieval que nos permite hablar de cómo, después de la etapa predadora del ser humano en el Paleolítico, el Homo sapiens se vio obligado a producir alimentos (ganadería y agricultura) para su supervivencia: lo que conocemos por Neolítico. La producción condujo al sedentarismo de la población, así como a su crecimiento. A su vez, el surgimiento, por primera vez, de excedentes (que es equivalente a la riqueza) también provocó algo nuevo: la necesidad de protegerse contra otros grupos humanos que quisieran apoderarse de estos bienes y, por lo tanto, la aparición de recintos amurallados. Tenemos ejemplos de fortificaciones en el primer Neolítico del Próximo Oriente y África, y la arqueología seguirá documentando la existencia de fortalezas, palacios amurallados y castillos hasta épocas históricas: Commarque es uno de ellos.     
Una de las peculiaridades de la ubicación del Castillo de Commarque es que en sus inmediaciones se encontraron dos venus paleolíticas del Homo sapiens: la Venus de Sireuil y la Venus de Laussel. ¿Fue el Homo sapiens la primera especie de primate en desarrollar sistemas simbólicos y de creencias? Hasta hace muy poco, la mayoría de los académicos, embriagados por los logros de la cultura humana actual, pensaban que así era; hoy en día, gracias a la paleontología y la arqueología, el panorama científico cambia a pasos agigantados. Después de diversos descubrimientos, sabemos que el neandertal también se comunicaba, enterraba a sus muertos (lo cual habla de creencias) y realizaba manifestaciones simbólicas: cerámicas, pinturas, música...
Después del almuerzo en el hermoso pueblo de Eyzies-de-Tayac-Sireuil, nos dirigiremospara visitar la Cueva de Font-de-Gaume. Aquí tendremos el privilegio de visitar las manifestaciones rupestres que tienen una edad muy superior a los 10.000 años de antigüedad. Y decimos privilegio pues, en número muy reducido, las autoridades francesas todavía permiten al visitante (después de reservar con muchos meses de antelación), y como otros ya hicieron, miembros de los clanes paleolíticos de la zona, penetrar en las profundidades de la cueva siguiendo un especial viaje de iniciación personal: observaremos caballos, uros, bisontes... y, de la mano de nuestro guía científico, debatiremos el papel y la función de estas pinturas, así como de los chamanes de la Prehistoria. El guía convive con pueblos cazadores-recolectores actuales y podremos desmitificar muchas de las leyendas y falsas explicaciones que se habían dado a las manifestaciones prehistóricas de las cuevas.
Sin embargo, ya hemos indicado que la visita a la Cueva de Font-de-Gaume sólo se puede hacer en pequeños grupos; circunstancia que nos obligará a dividir el grupo expedicionario. Mientras el guía entra con el primer grupo, el resto de la expedición tendrá tiempo para conocer la cercana y fantástica población de Eyzies-de-Tayac-Sireuil.
Aquí, donde todo gira y se mueve en torno a la Prehistoria, no es de extrañar que encontremos artesanos que, en vivo, reproduzcan la fabricación de hachas y cuchillos de piedra, arcos y flechas, jabalinas, propulsores, etc., siguiendo las mismas técnicas y materiales que se utilizaron en el Paleolítico.


*Nota: visita sujeta a la confirmación de la apertura y disponibilidad de la cueva, debido a la protección para la conservación de esta. Si no se puede hacer la visita, se ofrecerá la posibilidad de visitar el yacimiento arqueológico de época paleolítica de Abri de Cap Blanc.

A continuación, y para adentrarnos en el mundo de los neandertales, nos desplazaremos a dos yacimientos emblemáticos cerca de los Eyzies; dos lugares que normalmente no son visitados por el público pero que el guía de nuestra expedición, Jordi Serrallonga, quiere mostrar a los expedicionarios: La Ferrassie y Le Moustier (siempre que las autoridades concedan el permiso pertinente, pues los yacimientos están sujetos a restricciones).
En el primero fueron descubiertos los enterramientos intencionales de diversos individuos que hoy atribuimos, sin duda, al Homo neanderthalensis; y el segundo, además de haber aportado otros restos paleontropológicos neandertaloides, es un famoso asentamiento arqueológico cuyas herramientas dieron nombre a la cultura de piedra tallada que, tradicionalmente, siempre se ha asociado al neandertal: musteriense.
Sin duda, después de viajar tantos miles de años sin parar, apreciaremos volver a nuestro hotel "contemporáneo" para descansar y debatir sobre todo lo que se observó durante toda nuestra estancia en el corazón de la prehistoria europea.
Cena y alojamiento en el hotel. 

 

DIA 5.- 5 OCTUBRE                 SARLAT - CASTILLO DE MONBAZILLAC – BERGERAC – SAINT EMILION - BURDEOS - BARCELONA
Una copa de vino para brindar por el pasado de la saga humana.
Desayuno - almuerzo
Nuestra expedición en el corazón de la Prehistoria europea habrá vivido una sucesión imparable de interesantes descubrimientos y aventuras... la aventura del conocimiento. Y aunque es cierto que, con la llegada de la quinta jornada, tendremos que volver a nuestro mundo actual, antes de dirigirnos al aeropuerto de Burdeos brindaremos con una copa de buen vino por el pasado de la saga humana. Para ello, nos detendremos en el Castillo de Monbazillac. Aquí descubriremos no sólo la mezcla de la arquitectura medieval original con elementos renacentistas posteriores, sino también una fantástica vista panorámica del valle del río Dordoña y el arte de los viñedos.
Disfrutaremos de un almuerzo-degustación en el pueblo de Bergerac.
Seguidamente aprovecharemos la tarde, antes de nuestro regreso al aeropuerto de Burdeos, para perdernos y pasear por las laberínticas calles y plazoletas, cual más encantadora, del casco histórico, de la ciudad de Bergerac, admirando sus entramados, las ventanas ojivales y las puertas trabajadas. Sin perder el más mínimo detalle de las anécdotas históricas: "Cuando llegó Catalina de Medicis, las fuentes de la rue des Fontaines escupían vino para levantar el ánimo de los católicos", y sin olvidarnos de visitar la estatua de Savinien Cyrano, el personaje real en el que se inspiró el héroe de Edmond Rostand, que se ha convertido en el más famoso habitante de la ciudad, sin que nunca haya estado en el Périgord.
Y, por último, nos despediremos de esta bonita tierra, visitando el famoso pueblo de Saint-Émilion, situado en el corazón de uno de los más prestigiosos viñedos de Burdeos. Ciudad medieval, llena de encanto, que se alza con orgullo sobre un promontorio rocoso, y hace las delicias de los amantes de las piedras antiguas, que pueden deleitarse vagando por sus empinadas calles jalonadas de casas antiguas. ¡Y si nos gustan las panorámicas, no debemos olvidar subir a la Torre del Rey! Desde lo más alto de este imponente torreón del siglo XIII hay una hermosa vista de los tejados y viñedos de Saint-Émilion.
Por su parte, los entusiastas de la arquitectura religiosa podrán contemplar el claustro de la iglesia colegiata y sus antiguos panteones, la insólita iglesia monolítica del siglo XI excavada en la roca o el claustro de los Cordeleros, con sus elegantes columnas.
Llegada al aeropuerto de Burdeos, para embarcar en el vuelo de regreso a Barcelona.