DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
SICILIA, cruce de cultures - DEL 5 AL 13 DE ABRIL 2020 - Guiado por CARLES BUENACASA, Doctor en Historia antigua

Del 5 al 13 de Abril 2020
Duración: 9 dias
Tamaño del grupo: Máximo 15 personas

 

Precio en habitación doble: 2650.00€
Tasas de aeropuerto (a reconfirmar en el momento de la emisión): 75.00€
Suplemento en habitación individual: 450.00€

*Precios válidos mínimo 15 personas

 

Plan de vuelos


BARCELONA - CATANIA     05ABRIL     VY6600     1230 / 1435

PALERMO - BARCELONA    13ABRIL     VY6535     1515 / 1710

 

Desde tiempos prehistóricos, la isla de Sicilia, la más grande del Mediterráneo, se ha revelado como una tierra de convergencia y de encuentro para todos los navegantes mediterráneos. Además, por su posición geográfica, también ha jugado un papel de primer orden como puente entre una África y una Europa que, en aquellos tiempos, consideraban lo Mediterráneo como mar de reunión, y no de separación, entre ellas. Conocida en los primeros tiempos con el nombre de “Trinacria”, Sicilia fue poblada originalmente por elimis, sicanos y sículos. Después, fue ambicionada por fenicios y griegos, que fundaron ciudades históricamente importantes como por ejemplo Siracusa. Y, finalmente, fue conquistada por los romanos, bajo el dominio de los cuales la isla llegó a su etapa de máxima prosperidad. A la edad mediana, Sicilia pasó por las manos de bizantinos, musulmanes, normandos, angevinos y Catalano aragoneses, circunstancia que explica la riqueza y diversidad de un patrimonio arquitectónico y cultural tan rico y fascinante.

 

 

DIA 1.- 05 ABRIL                BARCELONA – CATANIA – TAORMINA - CATANIA
En la sombra del Etna  
Cena

Empezaremos nuestro viaje encontrándonos a las 10:30 h a la T1 del aeropuerto del Prat para coger un avión con destino a Catania .

Una vez llegados (a las 14:35 h), nos dirigiremos verso Taormina, una pequeña colonia griega que se construyó en la proximidad del volcán Etna y que Cicerón denominó en uno de sus discursos como una “ciudad notable”.

Al llegar, daremos un paseo por el centro histórico y, así, nos iremos aproximando a la principal atracción que tiene esta población: un magnífico teatro griego (s. III A.C) desde el cual se nos muestran unas espectaculares vistas del paisaje circundante, con la Etna al fondo. Tenía capacitado para 10.000 espectadores y estaba asociado a un templete porque, en origen, las obras de teatro eran piezas de carácter religioso y sagrado.

En la  época medieval, el teatro se transformó en un palacio-fortaleza.

Regreso a Catania  y alojamiento. 

 

DIA 2.- 06 ABRIL  CATANIA – MEGARA HIBLEA – CATANIA 
En tierra de Sículos : Catania y Megara
Desayuno - almuerzo

Después de un buen almuerzo, pasaremos toda la mañana conociendo a fondo los monumentos históricos de Catania, una de las colonias más antiguas que los griegos fundaron a Sicilia  s. VIII a.C).
La ciudad disfrutó de unos siglos de independencia hasta que cayó a manos de la poderosa Siracusa (s. V a.C), quién exilió buena parte de la población para repoblarla con los mercenarios que lo habían ayudado en la conquista.

Hoy en día, la arquitectura de la ciudad se caracteriza, sobre todo, por el barroco y, por lo tanto, durante nuestra paseada, veremos algunos de los edificios más relevantes en este estilo, principalmente, la iglesia de San Giuliano y varios palacios privados.
Veremos, también desde fuera, el Castello Ursino, una poderosa fortaleza militar erigida por Frederic II de Hohenstauffen; y haremos una incursión en el colorista y popular mercado del pez. Acabaremos nuestro periplo tempranero por esta ciudad a la catedral de santa Ágata (s. XI), un bonito exponente del barroco siciliano. 

Ante la catedral, podremos admirar una fuente decorada con la escultura de un elefante de basalto, realizada por Giovanni B. Vaccarini, que constituye el emblema de la ciudad.

Sobre el elefante se   erigió un trozo de 4 m de altura procedente de un obelisco egipcio de la cantera de Asuán, a pesar de que sin jeroglíficos.
Por la tarde, nos acercaremos hasta Megara Hiblea, una colonia fundada por los griegos melgárseos en el 728 a.C. en el territorio que los cedió el rey de los sículos, un tal Hibló.
La ciudad fue brutalmente saqueada por el tirano Geló de Siracusa en 481 a.C. y quedó tan arrasada que ya no recuperó su prosperidad nunca más.
De aquellos tiempos, se ha conservado una parte de las murallas, el barrio del ágora y, sobre todo, una extensa necrópolis conformada por más de 1.500 tumbas.
Además, también nos acercaremos hasta Akrai, colonia siracusana fundada en el 663 a.C. para contemplar otro de los templos griegos más muy conservados a la isla.
Una vez acabada el programa de visitas, regresamos a Catania.
Cena libre y alojamiento. 

 

DIA 3.- 07 ABRIL     CATANIA – SIRACUSA – NOTO- CATANIA    
Siracusa, la reina de las colonias griegas
Desayuno – almuerzo

 El día de hoy lo dedicaremos a visitar Siracusa, la ciudad griega más importante de Sicilia y una auténtica señora de las mares, que ejercía su hegemonía en el Mediterráneo Central y desafió los púnicos y los romanos para defender su autonomía.

De la gloria pasada de Siracusa, hoy en día quedan varios restos arqueológicos distribuidos por toda la ciudad moderna. Nuestro viaje empezará por el anfiteatro romano (con un raro ejemplo de “fosa bestiaria”) y el teatro griego (construido en el siglo IV a.C. sobre las vertientes de un cerro para ahorrar material de construcción). En la proximidad del teatro, había las canteras, que proveían de material para las construcciones que se hacían en la ciudad.
Allá había también la “ latomia “ , una cueva que se usaba como prisión para castigar los esclavos que trabajaban a la cantera.

La desatada imaginación de Caravaggio, cuando visitó el lugar, inspirándose en la forma de la cueva, la bautizó con el nombre de: “Orecchio di Dionisio” (es decir, “Oreja de Dionisio”), en honor del tirano más famoso que gobernó la ciudad a la antigüedad.

Durante nuestra paseada, también visitaremos los restos monumentales de varios templos antiguos. En primer lugar, el templo de Apolo, de estilo dórico, dedicado a uno de los patrones que tenía la ciudad y, a continuación, el templo de Minerva, muy interesante porque, en realidad, está incluido dentro de la fábrica de la catedral barroca y sus restos todavía son perfectamente reconocibles.

No muy lejos, podremos visitar también la fuente Arethusa, dedicada a una ninfa que, perseguida por un amante molesto, pidió a los dioses que la convirtieran en el agua de una fuente para poder eludir los molestos abrazos de su acosador.
Una vez acabadas las visitas a Siracusa, continuaremos camino hacia Noto, capital del barroco siciliano. Allá, haremos un paseo por el centro histórico para contemplar los principales edificios del barroco local, de gran fama y belleza arquitectónica: la catedral de San Nicolás  de Mira, la iglesia de San Carlo al Corso, el Palazzo Ducezio (actual ayuntamiento), y lo Palazzo Villadorata, entre otros.

Regreso a Catania

Alojamiento.   

 

DIA 4.- 08 ABRIL         CATANIA – PIAZZA ARMERINA – AGRIGENTO
Piazza  Armerina y los mosaicos más bellos de Occidente
Desayuno – almuerzo - cena

 En el día de hoy dejaremos Catania con destino Palermo, que será la segunda base de operaciones de nuestro periplo siciliano.

Ahora bien, como que el kilometraje es importante, haremos el desplazamiento en dos etapas y, hoy, dormiremos en Agrigento. Por el camino, nos pararemos en Casale, en el interior de la isla, para hacer la visita de una villa romana de proporciones descomunales: la Piazza Armerina (o Villa del Casale), situada a la lista de patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Todo el conjunto arqueológico está pavimentado con tierras de mosaico de una extraordinaria calidad artística. Por encima de todo, destaca el mosaico de la Gran Cacería (de 66 m de largo x 5 m de anchura), que representa la captura de todo tipo de fieras salvajes destinadas a los juegos del Coliseo, a Roma. El resto de mosaicos de la villa muestran imágenes de la vida cotidiana de los habitantes de la casa, escenas de temática mitológica, paisajes fantásticos, etc. 

Al acabar, seguiremos nuestro camino hacia  Agrigento, la patria de Empedocles, uno de los filósofos más importantes de la antigüedad.

A la llegada,  visitaremos el  famoso Valle de los Templos, ubicada en torno a un cerro que dominaba la ciudad antigua y que acoge un interesante conjunto de templos dóricos que figuran entre los mejores conservados de Europa. 

El emplazamiento de los templos, hoy en día, se encuentra en medio de un parque natural muy fértil, de forma que esta paseada tiene, además, un gran encanto natural.

A pesar de que se han encontrado indicios de doce sienes, los mejores y más muy conservados son el de la Concordia, el de Hércules, el de Juno y el de los Dioscuros.

Muy interesante también el gigantesco Atlant que tenía que servir como columna para sustentar el templo de Zeus , pero que, en realidad, no se llegó a utilizar nunca y, por eso, quedó estirado en tierra a la zona de cantera.

Una vez realizada la  visita nos dirigiremos al hotel.

Alojamiento. 

 

DIA 5.- 09 ABRIL         AGRIGENTO – SELINUNTE – ERICE – PALERMO
Cruzando las tierras de los Sicanos y élimos  
Desayuno – almuerzo

Después del desayuno,  cruzaremos el territorio de los antiguos sicanos en dirección a Selinunte, otra de las fundaciones coloniales de los griegos (650 a.C.), prácticamente en la frontera con el territorio de los  élimos  bajo dominio de los fenicios. De aquellos tiempos, y de aquella prosperidad económica, hoy en día queda un enorme parque arqueológico (270 ha) que es lo más grande de Europa. 

Los restos más monumentales se encuentran a la acrópolis, situada en una meseta calcárea a unos 140 m sobre el nivel de la mar, donde se ubican cinco templos de diversas épocas y de diferentes tipologías constructivas.

Después de comer, nos dirigiremos hacia el poblado medieval de Erice  que, según las tradiciones antiguas, fue fundada por Eros, hijo de Afrodita y Butes, príncipe de Atenas.
El pueblo se construyó arriba de un cerro con una cierta pendiente y hoy conserva, fosilizado en los tiempos, el trazado urbano de la época medieval. Desde arriba de todo, podremos disfrutar de unas espectaculares vistas de la mar Mediterráneo en torno las islas Egadas escenario de uno de los conflictos navales entre romanos y púnicos de la Segunda Guerra Púnica.

Al acabar, continuaremos hasta Palermo, donde nos alojaremos  durante el resto de nuestro viaje. Alojamiento. 

 

DIA 6.- 10 ABRIL         PALERMO – MONREALE – SEGESTA – PALERMO 
Monreale y el esplendor del arte Normando
Desayuno –almuerzo  

Después del desayuno nos dirigiremos hacia una bonita población, a las montañas, no muy lejos de Palermo: Monreale. Era en este lugar donde acostumbraban a retirarse los monarcas normandos cuando estaban abrumados por las obligaciones reales que comportaba la vida política en Palermo. Durante uno de estos periodos de reposo, al rey Guillermo II se le apareció la Virgen Maria, y esta le indicó el lugar donde estaba escondido un inmenso tesoro.

Como agradecimiento, el monarca destinó una parte a la construcción de una magnífica catedral (s. XII) que se decoró con unos espectaculares mosaicos de tesela de oro que nada tienen a envidiar a los de la Piazza Armerina.
El edificio es muy ecléctico en sus influencias y tiene elementos que proceden de la arquitectura bizantina, del árabe y de la románica. Adosado a la catedral, se construyó un monasterio benedictino, del cual la pervivencia más importante es el claustro  (s. XII), de 47 m de lado y con un porticado corrido de arcos ojivales. 

A continuación nos dirigiremos hacia el yacimiento de Segesta, donde haremos dos visitas muy interesantes. Según los mitos, la ciudad fue fundada por troyanos fugitivos de la Guerra de Troya, pero, en realidad, Segesta se fundó en el siglo VIII a.C. Sus habitantes fueron muy prósperos e invirtieron una parte de las ganancias de sus negocios en la construcción de edificios públicos imponentes de los cuales hoy en día se pueden visitar el templo dórico (caracterizado por la ausencia de techo, a pesar del extraordinario estado de conservación) y el teatro griego (con una capacidad por unos  5000 asistentes.)

Una vez terminadas las visitas regresamos a Palermo.

Alojamiento. 

 

DIA 7.- 11 ABRIL         PALERMO
Palermo capital de Fenicios, árabes y Normandos.  
Desayuno – almuerzo

El día de hoy lo dedicaremos, todo entero, a visitar el centro histórico de Palermo, una ciudad fundada por los fenicios en el siglo VIII a.C. aprovechando la idoneidad del puerto natural existente a la zona y la proximidad de un río navegable (de hecho, “Palermo” significa “puerto fluvial”).
En nuestro camino, nos moveremos por el centro histórico, admirando la diversa variedad de edificios de estilo gótico, renacentista y barroco que decoran sus calles y plazas

Una de las etapas de nuestro periplo nos llevará hasta el mercado del Capo, un típico mercado de pez muy animado y pintoresco.

El resto de las visitas del día están incluidas, todas ellas, en la lista de patrimonio de la humanidad de la UNESCO .

Empezaremos por la catedral (s. XII), dedicada a la Asunción de la Virgen Maria y a santa Rosalia, la patrona de Palermo. La iglesia más antigua que se construyó en este solar fecha de medios

del siglo V y se fue ampliando durante los siglos subsiguientes; incluso, se transformó en mezquita durante el breve periodo de dominio musulmán a Sicilia.

A la época normanda, acogió el mausoleo real de la monarquía y los sarcófagos de estos reyes, hechos de mármol rojo, todavía se pueden ver a la nave meridional. A continuación, nos dirigiremos hacia otra de las bellezas arquitectónicas de Palermo: el palacio real (s. IX), hoy en día, suyo de la asamblea regional siciliana. La construcción data del siglo IX y sirvió como Alcázar o residencia por los gobernadores árabes. Después de que los normandos conquistaran la isla reutilizaron el edificio añadiendo todo el piso superior y, sobre todo, la Capilla Palaciega (s. XII), que era el santuario de culto privado por los monarcas normandos. Está totalmente decorada con mosaico de teselas de oro, y ya a su época se la considerar la octava maravilla del mundo.

Después de comer, visitaremos las dos iglesias más interesantes de Palermo.

Antes que nada, la iglesia de Santa Maria dell’Ammiraglio (o, también, della Martorana; s. XII), otro de los edificios significativos de la época de dominación normanda. Fue fundada por un almirante sirio que estaba al servicio del rey Roger II y, hoy en día, es la única iglesia de la isla que celebra misas de rite ortodoxo.

En segundo lugar, visitaremos, la iglesia de San Giovanni degli Eremeti (s. IX), construida en el siglo VI y convertida en mezquita cuando se produjo la conquista islámica de la isla. Por último, acabaremos nuestro paseo al Museo Arqueológico Antonino Salinas, principal museo arqueológico de Sicilia, recientemente restaurado. El museo se encuentra instalado en un monumental convento, fundado el 1625 por los frailes de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, que en 1866 pasó en manos del estado. El museo está dedicado al arqueólogo y coleccionista de monedas antiguas Antonio Salinas, uno de los primeros directores de esta institución.

Alojamiento. 

 

DIA 8.- 12 ABRIL         PALERMO – CEFALU – PALERMO  
Cefalú, el encanto de la costa norte de Sicilia.  
Desayuno - almuerzo

En nuestro penúltimo día en la isla, dedicaremos la mañana a visitar el encantador y pintoresco pueblecito de Cefalú, donde las influencias árabes y bizantinas se fusionan en edificios del más puro estilo normando. Su centro histórico tiene el encanto de las villas medievales con calles estrechas y sinuosos a la sombra de una imponente catedral que le ha valido ser incluida a la lista de patrimonio de la humanidad de la Unesco. El centro de Cefalú es la Piazza del Duomo, donde haremos la visita de la catedral, un imponente edificio del siglo XII que fundó el rey Roger II en agradecimiento por haber escapado de una terrible tormenta marina y haber podido desembarcar sano y salvo a la playa de Cefalú.

Pasearemos un ratito  por el centro histórico disfrutando de las vistas de sus principales edificios y de la animada vida de las calles y así, andando, nos acercaremos hasta el lavador medieval, un singular edificio que acoge las pilas en que las mujeres de Cefalú han lavado la ropa de sus familias desde la edad mediana hasta finales del siglo XX.
Al acabar estas visitas, haremos una pausa para comida y disfrutar de la rica y variada gastronomía siciliana.
Por la tarde, regresaremos a Palermo, para disfrutar de una tarde tranquila paseando por el barrio  mercader de la Vucciria.

Regreso al hotel y  alojamiento. 

 

DIA 9.-  13  ABRIL       PALERMO-  BARCELONA
Preparamos las maletas hacia casa.  
Desayuno

En nuestro último día en Sicilia, dispondremos de la mañana libre hasta la hora del traslado al aeropuerto para tomar el vuelo destino Barcelona.

Llegada y fin de nuestros servicios.