DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
TANZANIA, EXPEDICIÓN ORÍGENES HUMANOS: fauna, antropología y evolución humana - DEL 18 AL 29 DE AGOSTO 2019 - Guiado por el Profesor JORDI SERRALLONGA - ARQUEONET

Duración: 12 dias
Número de  participantes: 16 expedicionarios

Precio por  persona en habitación doble.......................................5215.00€
Tasas de aeropuerto (a reconfirmar en el momento de la emisión)......335.00€
Supl. habitación individual...........................................................................560.00€

 

EXPEDICIÓN ORÍGENES HUMANOS
Fauna, Antropología y Evolución Humana
¿Quién somos? ¿De donde venimos? ¿Hacia donde vamos? Estas son las preguntas que siempre se ha planteado la Humanidad. Algunas sociedades buscaron la explicación en el mito, pero con la aparición del discurso científico, surgió la necesidad de ir en busca de nuestra cuna más antigua. Precisamente, gracias a la Expedición Orígenes Humanos, encontraremos las respuestas. Concretamente, en un país lleno de maravillas: Tanzania... en el África Oriental.

De la mano de  Jordi Serrallonga (Malaika Viajes-Arqueonet), nos adentraremos en los escenarios de la Gran Falla del Rift donde, desde hace más de 20 años, trabaja en la reconstrucción de  nuestro pasado más remoto. Así disfrutaremos de la oportunidad de visitar los míticos yacimientos arqueológicos y paleontológicos de Oldupai Gorge. El lugar que hizo famosa a la familia Leakey después de que encontraran el que, entonces, fue el primer representante de nuestra línea evolutiva: el Homo habilis. Pero también podremos entrar en estrecho contacto con la última de las etnias cazadoras-recolectoras que sobrevive en el África: los hadzabe del lago Eyasi. Un pueblo que, a nivel biológico y lingüístico, es lo más emparentado con los primeros Homo sapiens que, surgiendo del continente africano, se extendieron por en todo el planeta.

A la vez, considerando la gran biodiversidad que caracteriza en Tanzania, y conducidos por nuestro guía, aprenderemos como estudia el comportamiento de los primates, leones, leopardos, elefantes y otros fascinantes animales que, en el seno del Cráter de Ngorongoro o el Serengeti, nos ayudan a entender como los homínidos fósiles más arcaicos –desde la conocida Lucy hasta los Homo erectus– sobrevivieron a las sabanas y bosques africanos. Y es que, en todo momento, estaremos rodeados de la flora y la fauna que habitan los territorios más bellos y vírgenes del planeta; andando, y a bordo de los 4x4, lo observaremos a lo largo de extraordinarios safaris. Sin olvidarnos, por supuesto, de los maasai; un pueblo nómada y ganadero que es testimonio vivo de cómo aparecieron las primeras sociedades guerreras y productoras.

Toda una expedición arqueológica, antropológica y naturalista que, en conjunto, supone un viaje al Pasado, desde el Presente; la mejor manera de volver a nuestra Cuna.

  

Vuelos con la compañía TURKISH AIRLINES
BARCELONA -  ESTAMBUL     18 AGOSTO    TK1854    1135 / 1605
ESTAMBUL - KILIMANJARO    18 AGOSTO    TK567     1950 / 0505 (+1)
KILIMANJARO - ESTAMBUL    29 AGOSTO    TK567     0600 / 1255
ESTAMBUL - BARCELONA      29 AGOSTO    TK1855    1450 / 1735

 

 

Día 01.- 18 agosto     BARCELONA - KILIMANJARO
SALIDA DESDE  EL PAÍS DE ORIGEN INICIO DE LA EXPEDICIÓN

Salida, en avión, del cuerpo expedicionario desde el país de origen. Conexión con el vuelo destino Tanzania y, tras sobrevolar el Nilo (y las leyendas de los grandes exploradores que fueron en busca de sus fuentes), la ansiada llegada al aeropuerto internacional de Kilimanjaro.

 


Día 02.- 19 agosto       LLEGADA A TANZANIA – PARQUE NACIONAL DE ARUSHA 
EL BOSQUE AFRICANO: LA CUNA DE LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS
Dado que nuestra llegada será durante la madrugada del segundo día de viaje, realizaremos un traslado, con nuestros vehículos 4x4, hasta un alojamiento a medio camino entre el aeropuerto de Kilimanjaro y Arusha para alojar nuestras pertenencias y recuperar fuerzas. Aunque no nos relajaremos del todo; Jordi Serrallonga nos convocará para empezar el «safari» (viaje en el kiswahili local) con una maravillosa actividad.
En efecto, tras reposar unas horas y tomar un reconfortante desayuno, viaje en 4x4 hasta las faldas del Monte Meru; un volcán durmiente donde realizaremos una excursión muy especial. Aquí nos encontraremos con bosques y praderas donde, cobijados por la niebla, pastan los jiráfidos, así como los rebaños de búfalos que –junto al guía y un ranger armado del TANAPA (Parques Nacionales de Tanzania)– intentaremos espiar muy de cerca a lo largo de un trekking suave y agradable.
Los largos y majestuosos cuellos de las jirafas, para sorpresa de aquellos que las creían enclaustradas en las áridas llanuras de África, emergen de la espesura en un paisaje que nada tiene que envidiar a las recreaciones de Spielberg en Jurassic Park. Y es que los expedicionarios y expedicionarias se adentrarán en el contexto ecológico que caracterizó la aparición de aquellos primeros homínidos que, fechados entre los seis y los dos millones y medio de años antes del presente, precedieron a los Homo de la sabana: los australopitécidos. Estos hombres-simio convivieron con especies de primates adaptadas a un ambiente forestal; es el caso de los colobos (cercopitecos especializados en una dieta folívora) que han pervivido hasta nuestros días.
Así, junto con la visita de los lagos Momella del Parque Nacional de Arusha, marcharemos en busca de los codiciados colobos de cara blanca y negra de camino a la caldera extinta de Ngurdoto. Verlos supone un premio para el aprendiz de naturalista, pero también para el primatólogo consagrado; su largo pelaje se extiende como una alfombra voladora cuando saltan de árbol en árbol, y la ausencia de dedo pulgar nos habla de su extraordinaria adaptación biológica a la locomoción arborícola. Las maravillas de la evolución.

Alojamiento: RiverTrees Country Inn (alrededores de Arusha)



Día 03.- 20 agosto    ARUSHA – PARQUE NACIONAL DE MANYARA – KARATULA
GRAN FALLA DEL RIFT Y LA GÉNESIS DE LA HUMANIDAD EN EL PLANETA
Desde los alrededores de Arusha, nos pondremos en marcha hacia el Parque Nacional de Manyara. Manyara es el mejor ejemplo de diversidad botánica del Este de África y un calco casi exacto de lo que antaño fue la ecología de uno de los lugares que visitaremos a lo largo de nuestra expedición: los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de Oldupai Gorge.
La flora y fauna que encontramos en sus márgenes supone realizar un viaje  a bordo de La Máquina del Tiempo de Wells para visualizar cómo nuestros antepasados aprovecharon los recursos naturales en pro de su supervivencia. Es por ello que realizaremos un safari hasta las llanuras de inundación del lago Manyara a través de los escarpes, bosques y humedales. Allí, acompañados por la fauna circundante y la proximidad de la muralla natural que supone la Gran Falla del Rift, descubriremos los secretos sobre nuestro pasado geológico y biológico. Y es que no podemos estudiar la flora, fauna y etnias de África sin entender la geología del continente que las ampara. El accidente geológico de la Gran Falla del Rift –una cicatriz que cruza África desde el Mar Rojo hasta Mozambique– provocó, hace dieciocho millones de años, un gran cambio climático que condujo a la estacionalidad actual en el África Oriental (una larga estación seca versus una corta estación de lluvias) y la desaparición paulatina de los frondosos bosques tropicales en beneficio de los nuevos espacios abiertos de sabana. Sin la Gran Falla del Rift hubiera sido imposible la génesis de los grandes lagos alcalinos, así como la aparición de los primeros homínidos que, viéndose desprovistos de la cobertura vegetal, abandonaron la seguridad de los bosques para aventurarse en las sabanas. 
Ascenderemos, con el vehículo, el vertical y elevado escarpe occidental de la Gran Falla del Rift, para contemplar una bella panorámica de toda la cuenca del lago Manyara. Acto seguido, nos encaminaremos hacia el poblado de Karatu, pues –al final de la jornada de safari– nos espera un cafetal a los pies del Ngorongoro. Nuestra granja de Karatu.
Alojamiento: Ngorongoro Farm House (Karatu)



Día 04.- 21 agostoKARATU – CRÁTER DE NGORONGORO – KARATU
NGORONGORO: UNA DE LAS GRANDES MARAVILLAS DE LA NATURALEZA
Si Karen Blixen escribió las inolvidables palabras “Yo tenía una granja, en África, a los pies de las Colinas de Ngong”, nuestros expedicionarios podrán escribir que durmieron en una granja, en África, a los pies del Ngorongoro. 

Temprano, cabalgaremos a lomos de nuestros vehículos 4x4 para remontar la cresta del Ngorongoro. Llegados a la parte más alta, escoltados por la niebla y los bosques que nacen y crecen en las escarpadas pendientes, descenderemos hasta el interior de la gigantesca caldera: un circo natural de más de veinte quilómetros de diámetro cuyos diversos ecosistemas –desde las extensiones de gramíneas, pasando por riachuelos y llanuras lacustres, hasta llegar a los bosques de acacias amarillas– son el hogar de una extraordinaria biodiversidad, incluidos, por supuesto, los humanos. Los clanes maasai –guerreros y pastores nómadas– que habitan el Área de Conservación de Ngorongoro descienden hasta el interior de la caldera con sus rebaños de vacas.Para un naturalista y guía de expediciones no existe mayor emoción que contemplar, hoy, los mismos rincones del cráter estudiados y filmados por sus ídolos hace décadas atrás. De entre todas las especies representadas en el Cráter de Ngorongoro, el rinoceronte negro (casi extinto  en el pasado debido a la caza indiscriminada en pos de sus cotizados cuernos) es el máximo exponente de las políticas de conservación que naturalistas, como los Grzimek y Félix Rodríguez de la Fuente, defendieron gracias a su gran trabajo de investigación y divulgación. Los restos de Michael Grzimek, desaparecido al estrellarse la mítica avioneta pintada de cebra que pilotaba sobre el Ngorongoro y el Serengeti, reposan bajo un monolito de guijarros en la cresta del cráter de Ngorongoro. Es el lugar que escogió su padre, el zoólogo Bernhard Grzimek, para que su hijo de sólo veinticinco años de edad no se desligase del sueño que, poco tiempo después, se haría realidad gracias al primer presidente de la Tanganyika independiente, Julius Nyerere: el desarrollo del Área de Conservación del Ngorongoro y el Parque Nacional del Serengeti. Bernhard, que quiso firmar su gran obra El Serengeti no debe morir junto a su ya desaparecido Michael, hoy también está enterrado al lado de su hijo en lo alto del Ngorongoro.
Alojamiento: Ngorongoro Farm House (Karatu)



Día 05.-22 agosto     KARATU – LAGO EYASI – KARATU
LOS ÚLTIMOS CAZADORES-RECOLECTORES HADZABE DEL LAGO EYASI
De madrugada nos dirigiremos hacia el lago Eyasi para conocer a los Hadzabe; una etnia de cazadores-recolectores nómadas que todavía sobrevive en forma de pequeños grupos, de 15 a 25 personas, en un terreno duro e inhóspito: cazan con sus arcos y flechas envenenadas, recolectan frutos del bush, prospectan el territorio en busca de miel... Los visitaremos siguiendo las mismas precauciones que tomaría un etnólogo para no molestar ni interferir en la vida de este fascinante pueblo que, desde hace casi dos décadas, han mostrado a Jordi Serrallonga elementos de enorme valor para reconstruir muchos aspectos de la vida de los cazadores-recolectores prehistóricos. Y es que los Hadzabe, aun siendo humanos tan inteligentes y contemporáneos como nosotros, son la etnia más cercana –o directamente emparentada– con los primeros Homo sapiens que, hace unos 250.000 años atrás, tuvieron su génesis en África. Así, su lenguaje de clics y chasquidos –del grupo de las lenguas khoisan– es el más antiguo que tenemos detectado en el registro antropológico actual. Por lo tanto, la arqueología, la paleontología, la genética y la lingüística demuestran que procedemos todos y todas del continente africano.
Alojamiento: Ngorongoro Farm House (Karatu)



Día 06.- 23 agosto     KARATU – OLDUPAI GORGE –  LAGO MASEK
LA GÉNESIS DE ÁFRICA: OLDUPAI Y LA CUNA DE LA HUMANIDAD
Los Hadzabe, la jornada anterior, nos habrán permitido descubrir los orígenes africanos del Homo sapiens, pero ¿dónde se produjo la génesis de la Humanidad?  Desde Karatu nos desplazaremos hasta uno de los lugares que son visita obligada para todo interesado en indagar sobre los orígenes y evolución de la Humanidad: la Garganta de Oldupai (o Olduvai, tal como aparece escrito de forma incorrecta en la bibliografía y mapas debido a la incorrecta pronunciación del topónimo maasai en inglés y alemán).En los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la Garganta de Oldupai han sido descubiertos tesoros clave de la Evolución Humana. Destacan dos lugares. De un lado, FLK, el paraje donde Mary Leakey, la mujer de Louis Leakey, encontró en 1959 el famoso cráneo de un homínido muy robusto: el Cascanueces o Parantropus boisei. Un año más tarde, en la cercana localidad de “Homo”, uno de los hijos del matrimonio Leakey, desenterró los restos fósiles del mítico Homo habilis. Otro de los hijos Leakey, Richard, con el tiempo, acabaría convirtiéndose –por accidente– no sólo en un famoso paleoantropólogo continuador de la saga, sino en un gran defensor de la fauna de Kenya. 
Una misión que se tradujo en una serie de atentados contra su persona que acabaron desembocando en el sabotaje de la avioneta que pilotaba. Hoy, con sus cicatrices y junto a su mujer Meave e hija Louise, sigue siendo el testimonio vivo de una familia que dedicó grandes esfuerzos en rescatar nuestro pasado encerrado en las entrañas de la Tierra.Descenderemos hasta los míticos yacimientos mientras Jordi Serrallonga –ambientado en su segunda casa– nos señala la presencia de artefactos líticos y fósiles de faunas de entre 2 y 1,5 millones de años. Y es que andar por Oldupai Gorge supone toparse, a cada momento y para el ojo acostumbrado, con fascinantes vestigios del pasado que aparecen a cada nuevo paso. Una vez situados en los yacimientos más famosos aprenderemos a leer su estratigrafía y conoceremos la auténtica historia de los Leakey, sus fósiles, y los que, como Jordi, continúan su trabajo.
Tras Oldupai, nos adentraremos en las llanuras que conquistaron el alma y corazón de grandes naturalistas, para siempre: las sabanas de Ndutu. Las llanuras del lago Ndutu también limitan con otro pequeño lago donde se ubica nuestro tented camp: el lago Masek.
Alojamiento: Lake Masek Tented Camp (lago Masek)



Día 07.- 24 agosto     LAGOS NDUTU Y MASEK
LAS SABANAS DONDE EVOLUCIONÓ EL GÉNERO HOMO
Las llanuras de Ndutu pertenecen, administrativamente hablando, al Área de Conservación de Ngorongoro (y así lo veremos reflejado en la cartografía política), pero desde un punto de vista ecológico forman parte del ecosistema del Serengeti: el escenario de la gran migración que, en la década de los 60, sólo movía medio millón de animales debido a la amenaza constante de extinción para los ñus y cebras (caza descontrolada, explotaciones agrícolas y ganaderas...). Hoy, gracias a la labor de conservación realizada en los parques nacionales de Tanzania, observamos migraciones que superan de largo los dos millones y medio de individuos. 
Félix Rodríguez de la Fuente –enamorado de Tanzania– estaría contento de escuchar dicha noticia de labios de su gran amigo Hugo van Lawick que, antes de perecer en 1989, pudo seguir filmando las maravillas de esta región.
La migración del Serengeti se mueve por estos parajes durante los meses de enero y febrero –aunque la naturaleza no es un cronómetro exacto y muchas veces, en julio y agosto, la hemos visto por Masek y Ndutu–, y durante la estación seca, la que coincide con nuestro safari, es el mejor momento para observar y estudiar a algunos de los grandes depredadores africanos: leones, leopardos, guepardos e hienas. Iremos en su busca al contrario de lo que hicieron nuestros ancestros fósiles.
Los primeros homínidos, viendo como desaparecían sus bosques –algo que habremos estudiado en el Parque Nacional de Arusha–, hace unos 2,5 millones de años colonizaron un nuevo hábitat: la sabana. La sabana no contaba con tantos recursos vegetales, pero supuso la obertura hacia otro supermercado: la carne. Miles de grandes animales gregarios estaban al alcance de los primeros representantes del género humano que evolucionaron en este tipo de paisaje. Al principio, combinaron la recolección de tubérculo, raíces y granos con el carroñeo de carcasas, pero después, con la aparición del Homo ergaster hace 1,8 millones de años, también cazaron gracias a complejas estrategias de cohesión social. Pero la sabana también comportó peligros: más biomasa (manadas de animales herbívoros) es igual a más depredadores. Contemplar a las hienas, leones y leopardos supone un placer para nosotros, pero fueron los competidores de nuestros antepasados. Lo explicaremos y entenderemos in situ.
Alojamiento: Lake Masek Tented Camp (lago Masek)

a 08.- 25 agosto     LAGO MASEK – PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
SIRINGET... LA LLANURA SIN FIN: LA TIERRA PROMETIDA DE LOS GUERREROS Y GANADEROS MAASAI
«Serengeti» proviene de la palabra maasai «Siringet»: "la llanura sin fin". Los maasai, la mítica etnia de guerreros y ganaderos que –procedentes de las tierras nilóticas del Norte– llegaron a esta tierra prometida (pastos que se perdían por el horizonte) en el siglo XVII. Los habremos visto durante todo nuestro safari salvo, paradójicamente, en el interior del Serengeti. Desde su creación, como Parque Nacional, se les pidió que abandonaran estas tierras para así favorecer la conservación de la fauna.
Emplearemos la jornada para, sin límite de kilometraje en el 4x4, desplazarnos por los mares y océanos de gramíneas sólo salpicados por islas o archipiélagos que son los imponentes kopjes (kopis en lengua swahili); colinas grises formadas por grandes rocas graníticas de forma globular que, aguantadas en mágico equilibrio las unas sobre las otras, son el hogar de gigantescas euphorbias y otras plantas capaces de resistir la escasez de agua. Una vegetación de aspecto antediluviano que da cobijo a babuinos, hienas, buitres, águilas, damanes de las rocas (el pequeño antepasado del colosal elefante africano actual), lagartos multicolores, cobras negras... y, cómo no, a los grandes gatos como el león y el leopardo que buscan calor, pero también buenos puestos de vigía. Jirafas, búfalos, cebras, antílopes y gacelas son sólo la punta del iceberg de entre toda la biodiversidad que observan los ojos de los felinos y de la que nosotros también seremos testigos privilegiados. Este fue el vergel también para los primeros homínidos de nuestro linaje evolutivo... de entre ellos, los primeros representantes del género Homo.
Y para que Homo (como es el caso de Homo ergaster) pudiera colonizar la sabana, hizo falta un elemento primordial: el control del fuego. Es por ello que querremos imitarles, cuando bajo las estrellas del cielo austral, Jordi Serrallonga, a la vera de la hoguera de nuestro campamento, nos explique las historias que encierra la sabana.
Alojamiento: Serengeti Kati Kati Tented Camp (Parque Nacional del Serengeti)



Día 09.- 26 agosto     PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
LA CADENA TRÓFICA DE LA SABANA... LA PIRÁMIDE DE LA VIDA
El Serengeti es el lugar donde los depredadores –como los leones, leopardos, guepardos, hienas, etc.– cazan a los mamíferos (ñus, cebras, búfalos, impalas, gacelas, etc.) que se alimentan de hierba y que, como el majestuoso elefante, regeneran toda la vegetación. Nacer, crecer y morir forma parte del ciclo de la Vida en este maravilloso paraje del planeta. Un lugar donde otros muchos seres no tan conocidos ni idolatrados por el gran público, desde el gran buitre hasta el minúsculo escarabajo, participan de la cadena trófica al convertirse en los mejores basureros o recicladores de la naturaleza. En el Serengeti aprenderemos los secretos del comportamiento social de los hipopótamos, la vida amorosa de las jirafas o la curiosidad y juegos de los primates no humanos. Y es que a lo largo de nuestro safari en el vehículo 4x4, asomándonos a través de los techos descubiertos, contamos con el mejor punto de observación para gozar de la visión de la fauna que se mueve por la "Llanura sin fin" en busca de alimento, en busca de su supervivencia y futuro.
  Y tras el safari, la recompensa está en las confortables y lujosas tiendas de nuestro campamento estacional en medio del Serengeti. Lo más parecido a las clásicas películas de safari... una experiencia de ensueño: tiendas espaciosas dotadas de ducha, aseo, camas; la tienda comedor... el equipo de cocineros, camareros y asistentes que convierten la acampada en una experiencia única: dormir escuchando los sonidos de la sabana.
Alojamiento: Serengeti Kati Kati Tented Camp (Parque Nacional del Serengeti)



Día 10.- 27 agosto     PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI – KARATU – RESERVA PRIVADA DE MARAMBOI
EL PERIPLO DE LOS GRANDES NATURALISTAS, ARQUEÓLOGOS Y ANTROPÓLOGOS EN ÁFRICA
Desde la zona centro del Parque Nacional del Serengeti iniciaremos nuestro viaje en 4x4 hacia el Sur. Atravesaremos las llanuras para, a continuación, cruzar el Área de Conservación de Ngorongoro hasta llegar, de nuevo, a la granja de Karatu para recuperar fuerzas con un almuerzo caliente; tras la pausa, arribaremos a la Reserva Privada de Maramboi, en la orilla Oriental del Lago Manyara. Nada más llegar, y una vez preparados para ello, realizaremos un interesante safari a pie rodeados por el paisaje y faunas de este lugar extraordinario. El paseo nos trasladará hasta los tiempos de los primeros naturalistas, arqueólogos y antropólogos que trabajaron en el África Oriental.
Andar por la llanura de inundación del lago Manyara –la costra de sal seca parecida al caparazón de una colosal tortuga–, y llegar lo más cerca posible de sus orillas, supone una experiencia única. Es el mejor momento para observar, pero también para reflexionar sobre todo lo vivido durante la expedición. El guía y autor de la misma, Jordi Serrallonga, nos invitará a conocer uno de sus lugares "secretos" que se esconden y reparten por el que es su despacho: el Mundo. Allí lo desvelaremos.
Alojamiento: Maramboi Tented Camp



Día 11.- 28 agosto      KARATU – PARQUE NACIONAL DE TARANGIRE – ARUSHA
DEL PAÍS DE LOS ELEFANTES Y LOS BAOBABS, HASTA ARUSHA… LA CIUDAD DEL VIAJERO
En las películas clásicas de Tarzán se hablaba de un mítico cementerio de elefantes; el lugar soñado por los cazadores blancos del oro blanco. Los mismos cazadores, y el mismo negocio, que, en muchos puntos de África, han colocado a estos colosales animales al borde de la extinción. Y es que muchos creyeron que debía existir un lugar donde los elefantes iban a morir... anhelaban topar con las toneladas de colmillos que allí debían concentrarse. Pero no existen los cementerios de elefantes. Por el contrario, sí que existe el país de los elefantes; y ese no es otro que el Parque Nacional de Tarangire. Aquí, durante la estación seca –el momento de nuestro viaje– encontramos miles de elefantes en numerosos grupos familiares. Pero Tarangire también es el país de los baobabs. Ese árbol milenario –algunos cuentan con 2000 y 3000 años– que es protagonista de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. Un árbol que adquiere su mayor majestuosidad también en la estación seca pues, al perder sus hojas, podemos observar uno de sus atributos; a saber, que parece que esté al revés... sus raíces al aire.
El baobab almacena gran cantidad de agua y es por ello que los elefantes hieren sus gruesos troncos con la ayuda de los colmillos; el objetivo es arrancar grandes trozos de madera que mastican para extraer el preciado líquido. No son raros los baobabs que muestran enormes agujeros debido a la persecución de la que son objeto por parte de estos paquidermos. Jordi Serrallonga nos hablará de la inteligencia del elefante, de su capacidad de comunicarse y de su curioso y complejo comportamiento ante la muerte de un familiar o compañero.
Tras el safari, nos encaminaremos hacia Arusha; un lugar que el guía ha bautizado como la Ciudad del Viajero. Efectivamente, Arusha es la población donde mujeres y hombres diversos –arqueólogos, naturalistas, directores de cine, cooperantes, escritores, emprendedores, turistas– se mezclan en el crisol de esa rica cultura swahili condimentada con otras lenguas y costumbres aportadas por decenas de pueblos centenarios y milenarios: el África actual.
Una vez en Arusha podemos realizar un breve safari urbano, de la mano de nuestro guía, para conocer algunas de las emblemáticas localizaciones de la mítica película ¡Hatari!. De hecho, tendremos la oportunidad de hospedarnos en el hotel más antiguo de la ciudad: el Arusha Hotel; el establecimiento no solo aparece en la novela Soñando con los Maasai sino que ha sido morada para figuras ilustres de la política, el cine y los safaris (el Barón Bror Blixen, el actor John Wayne, el príncipe Charles de Inglaterra, etc.). Todo ello hasta la hora de marcha hacia el aeropuerto internacional que será bien pasada la medianoche.

Alojamiento: Arusha Hotel (Four Points by Sheraton Arusha)



Día 13.- 29 agosto     LLEGADA A BARCELONA
FIN DE LA EXPEDICIÓN ARQUEOLÓGICA Y ANTROPOLÓGICA
La subida por la escalerilla del avión y el safari njema de los locales (buen viaje) es inseparable del tutaonana tena (hasta la próxima). Como ya dijo Jane Goodall en una ocasión “quien bebe de las fuentes de África jamás saciará su sed”.