DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
TÚNEZ VIAJE ARQUEOLÓGICO, tras la huella de Cartago - DEL 12 AL 21 DE ABRIL 2019- Guiado por CARLES BUENACASA, Dr. en Historia Antigua - ARQUEONET

Duración: 10 dias
Número de  participantes: 15 personas

 

Precio por  persona en habitación doble......................................2785.00€
Tasas de aeropuerto (a reconfirmar en el momento de la emisión)......105.00€
Supl. habitación individual..........................................................................490.00€

 

Hace unos tres mil años, Dido, una princesa fenicia de gran talento e ingenio agudo, consiguió arrancar a los númidas de África occidental una enriscada colina sobre el mar donde fundar una ciudad, y así nació Cartago. Fue tanta su prosperidad que esta colonia fenicia, durante siglos, impuso su hegemonía en el Mediterráneo Occidental. Finalmente, se vio implicada en uno de los enfrentamientos más épicos de todos los tiempos: las Guerras Púnicas, que la enfrentaron con los romanos. Sin embargo, pese a caer bajo la dominación romana, Cartago recuperó su antiguo esplendor y se convirtió en la metrópolis más importante del África occidental. Una vez desaparecido el Imperio de Occidente, Cartago acogió a uno de los pueblos germanos más belicosos que jamás desafiaron la autoridad de Roma. Tanto es así que el recuerdo de las salvajes actuaciones que cometieron los reyes de dicho pueblo –los vándalos– dio lugar a una nueva palabra antes inexistente: “vandalismo”. Después de esto, Cartago pasó por las manos de bizantinos y continuó prosperando hasta que, con la llegada de los árabes, la capitalidad de la región se trasladó a la ciudad de Túnez. Cartago decayó y fue abandonada, pero Túnez continuó floreciendo. Por todo ello, este país cuenta con uno de los más ricos y variados patrimonios arqueológicos del Mediterráneo.

 

 

 

Vuelos con la compañía TUNISAIR

BARCELONA - TÚNEZ              12 ABRIL    TU515    1240 / 1315
TÚNEZ - BARCELONA              21 ABRIL    TU514    0905 / 1150

 

Día 1.- 12 abril          BARCELONA-TÚNEZ - SIDI BOU SAID
Un océano de cúpulas azules
Almuerzo – cena
A la hora prevista, presentación en el aeropuerto del Prat para desplazarnos hasta Túnez, la capital del país homónimo, una ciudad que ya existía cuando los fenicios llegaron desde Oriente con la intención de fundar Cartago y que, desde de 1159, ostenta la capitalidad de esta parte del continente africano. Al llegar a nuestro destino, nos dirigiremos hacia Sidi Bou Said, un encantador pueblecito de la costa tunecina, de calles estrechas y enrevesadas, coronado con sus características cúpulas pintadas de azul cielo y de paredes encaladas. Una vez terminada la visita, regresaremos Túnez.
Cena y alojamiento en Túnez.

 

Día 2.- 13 abril            TÚNEZ
Las maravillas del Bardo
Desayuno – almuerzo – cena
Una vez desayunados, ocuparemos toda la mañana en la visita del Museo Nacional del Bardo, instalado en la residencia de los sultanes (después, beis) tunecinos. En el momento de su creación, en 1882, fue el primer museo de todo el N de África y fue emplazado en unas salas de estilo ecléctico que reflejan diversas influencias mediterráneas (europea, andaluza y asiática). Las colecciones arqueológicas que acoge en su seno abarcan los períodos prehistórico, protohistórico, libio-púnico, griego, romano, cristiano e islámico. Este museo también es universalmente conocido por su colección de mosaicos romanos, una de las más importantes del mundo. Una vez terminada esta visita, nos perderemos por las callejuelas de la medina de Túnez en dirección a la gran mezquita Zitouna (s. VIII), que ocupa 5.000 m2 y reutilizó unas 160 columnas romanas extraídas de las ruinas de Cartago. En época medieval, acogió una de las primeras y más antiguas universidades del islam.

Después de comer nos dirigiremos hacia las tumbas de los beis (s. XVIII), construidas a finales del siglo XVIII para acoger los restos de los últimos gobernantes tunecinos, unos monumentos incluidos en la lista de patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Los mausoleos presentan una muy original cobertura con tejas verdes dispuestas en forma de escamas, una fachada de estilo italiano y unas sepulturas totalmente revestidas de mármol. Dedicaremos también un rato a recorrer los zocos de artesanía de la medina y, a la hora convenida, regresaremos al hotel.
Cena y alojamiento en Túnez.

  

Día 3.- 14 abril             TÚNEZ - CARTAGO - TÚNEZ
Cartago, metrópolis púnico-romana
Desayuno – almuerzo – cena
Después del desayuno, dedicaremos toda la jornada a conocer mejor los restos más interesantes de la antigua ciudad de Cartago. De la época púnica, destacan por encima de todo los puertos, un recuerdo memorable de la pasada gloria marinera de Cartago, señora de los mares. De época púnica es también el tofet, un área sagrada dedicada a las divinidades fenicias Tanit y Baal que acoge una gran cantidad de tumbas de bebés muertos, de ahí que algunos hayan considerado que habrían sido sacrificados a los dioses.
Como es de todos bien conocido, al término de la Tercera Guerra Púnica (149-146 aC), Cartago fue demolida por los romanos y su territorio se saló para que nadie pudiera vivir allí. No obstante, en el 46 aC, Julio César decidió que había que repoblar el lugar instalando una colonia de ciudadanos romanos, aunque este proyecto no se materializó hasta el 29 aC, reinando ya Augusto. Cartago logró entonces un alto nivel de prosperidad y son un buen testimonio de ello los restos monumentales de época romana: las villas romanas, ubicadas en uno de los barrios más selectos y suntuosos de la ciudad; el anfiteatro (s. I), donde el año 203 sufrieron martirio las santas Perpetua y Felicidad; y las termas de Antonino (s. II), con una extensión de más de 200 m de fachada y una altura de unos 30 m (fueron las terceras más grandes del Imperio y las más enormes fuera de Roma).
Por la tarde, centraremos las visitas en la Cartago cristiana, otro momento de gran esplendor para la ciudad que ostentó la categoría de sede primada de toda la Iglesia cristiana norteafricana occidental. De aquellos tiempos se han podido excavar varias iglesias de dimensiones realmente imponentes. De entre todas ellas, destacan la basílica de Damous el Karita (s. V), de once naves, y la basílica de Cipriano (s. IV), de siete naves, dedicada al obispo más importante de la iglesia cartaginesa: Cipriano, padre de la Iglesia que murió martirizado en el año 258. Al finalizar, regresaremos al hotel.
Cena y alojamiento en Túnez.

  

Día 4.- 15 abril                TÚNEZ – BULLA REGIA – DOUGGA (229 km)
En el corazón del reino de los númidas
Desayuno – almuerzo – cena
Una vez hayamos desayunado, saldremos de Túnez hacia los territorios que en la antigüedad conformaban la provincia romana de África Proconsular. En primer lugar, nos detendremos en Bulla Regia, en la ruta que unía Cartago con Hipona, la eminente sede episcopal de San Agustín, otra de las figuras relevantes del cristianismo norteafricano. Fundada por los bereberes, Bulla Regia cayó bajo la influencia púnica en el siglo III aC, aunque en el siglo II aC era la capital de un poderoso estado númida, por eso la ciudad recibió el sobrenombre de “Regia”. Visitaremos los principales restos arqueológicos del yacimiento, entre los que destacan las termas y sobre todo, las casas romanas (con todo un piso subterráneo para soportar el calor durante los meses de verano), entre las cuales destaca la Casa de Amfitrite.
Desde allí nos dirigiremos hacia Dougga, la antigua Thugga. El yacimiento arqueológico de Dougga cubre unas 70 ha y comprende una amplia variedad de monumentos que se encuentran en un muy buen estado de conservación, entre ellos, un teatro, un templo dedicado a la Triada Capitolina (además de otros santuarios dedicados a Juno Celeste y a Saturno), el arco de Alejandro Severo, las termas de los Cíclopes y varias casas decoradas con suelos de mosaico. A los lejos, contemplaremos también los monumentos funerarios de varios príncipes locales. Al finalizar esta visita, nos dirigiremos hacia el hotel.
Cena y alojamiento en Dougga.

 

Día 5.- 16 abril               DOUGGA – MAKHTAR – SBEITIA (177 km)
Atravesando la llanura de Zama
Desayuno – almuerzo – cena
Después de recuperar fuerzas con un buen desayuno, cruzaremos la llanura donde tuvo lugar la famosa batalla de Zama, que enfrentó a dos de los mejores generales de la antigüedad: el romano Cornelio Escipión y el cartaginés Aníbal. La primera visita del día nos llevará hacia el yacimiento arqueológico de Makhtar, la antigua Mactaris. De entre sus construcciones romanas, destaca el arco de Trajano, emperador que concedió la ciudadanía romana a los habitantes de esta ciudad.
Continuaremos camino hacia Sbeitla, la antigua Sufetula, uno de los yacimientos romanos más impactantes por la belleza y estado de conservación de sus monumentos y enclavado en una zona famosa por su producción de aceite. El año 647, los bizantinos sufrieron una gran derrota frente a las tropas islámicas venidas desde Oriente que determinó el rápido ocaso del poder bizantino en Túnez. Sbeitla conserva bastante intacto su foro romano, con las construcciones públicas y religiosas que el conformaban; unas termas; el arco dedicado a Diocleciano y algunas casas que conservan sus mosaicos originales. Además, también visitaremos el pequeño museo arqueológico local que expone algunos de los objetos de la vida cotidiana de sus antiguos habitantes. Al acabar nos dirigiremos hacia el hotel.
Cena y alojamiento en Sbeitla.

 

Día 6.- 17 abril                  SBEITIA - HAÏDRA - KAIROUAN (351 km)
Militando en un campamento de la frontera
Desayuno – almuerzo – cena
Después del desayuno, nos dirigiremos hacia Haïdra, la antigua Ammaedara, una de las ciudades más antiguas de Túnez que, en la época romana, acogió el campamento de la legión III Augusta. Se trataba de una importante ciudad de la frontera meridional romana enclavada en una estratégica ruta comercial que se dirigía hacia el territorio de los musulamis. Aquí visitaremos su necrópolis, la fortaleza bizantina, el teatro, la basílica de Meleo, el arco de Septimio Severo y su pequeño museo arqueológico.
Por la tarde, continuaremos hacia Kasserine, donde se encuentra una de las tumbas romanas más famosas de Túnez, el mausoleo de los Flavios (s. II), una familia de veteranos de la vecina ciudad de Cillium. Por el camino atravesaremos la Mesa de Yugurta, una montaña tabular de 600 m de altura que, según el relato de Salustio, sería el sitio de tuvo lugar una importante batalla entre númidas y romanos en el 107 aC. El objetivo final de nuestro viaje será llegar a Kairouan, ciudad fundada por los musulmanes en 670, considerada como la cuarta ciudad santa del Islam y la primera del Magreb.
Cena y alojamiento en Kairouan. 

 

Día 7.- 18 abril          KAIROUAN - EL JEM - SOUSSE (141 km)
Bajo la sombra del anfiteatro más grande
Desayuno – almuerzo – cena
Después de tomar el desayuno saldremos a pasear por los laberínticos caminos de la medina de Kairouan. Iniciaremos nuestras visitas en la Gran Mezquita, iniciada en el siglo VII por el fundador de la ciudad, Sidi Okba, y continuaremos hacia la mezquita del Barbero, uno de los compañeros del profeta Muhammad que es el patrón de la ciudad. Seguiremos su circuito de murallas, disfrutaremos del espectáculo multicolor de los productos que se venden en su zoco y nos refrescaremos en los aljibes de agua que construyeron sus habitantes del pasado.
Por la tarde, saldremos de Kairouan con destino a El Jem, la antigua ciudad de Thysdrus. Allí nos espera uno de los monumentos más impactantes de nuestro viaje a la Túnez antigua: un enorme anfiteatro que, en su momento de máximo esplendor, daba juegos para 30.000 espectadores. Se trata del tercer anfiteatro romano más grande después del Coliseo y del de Capua. En este lugar también se han excavado algunas villas romanas de gran interés arqueológico, caso de la denominada “Casa de África”, que visitaremos, así como su museo arqueológico. Tras disfrutar con todas estas visitas, continuaremos nuestro camino hacia Sousse.
Cena y alojamiento en Sousse. 

 

Día 8.- 19 abril                        SOUSSE - ZAGHOUAN - THUBURBO MAIUS - OUDNA -HAMMAMET (235 km)
En el laberinto de las catacumbas
Desayuno – almuerzo – cena
Una vez desayunados, comenzaremos las visitas en Sousse, la antigua Hadrumetum, en la costa oriental mediterránea de Túnez, dominando el golfo de Hammamet. La ciudad es famosa por su medina, que figura en el patrimonio mundial de la Unesco. Allí visitaremos la Gran Mezquita (s. IX), construida por el soberano aglabí Abul Abbas I y que no contó con minarete hasta los siglos X; y el “ribat”, una especie de monasterio musulmán donde vivían monjes-soldado. Los restos más antiguos de Sousse los visitaremos en el museo arqueológico, famoso por unos mosaicos de gran belleza y perfección técnica, y en las catacumbas cristianas, originalmente integradas por 240 galerías, la mayor parte de las cuales en proceso de excavación.
Por la tarde, visitaremos el templo de las aguas de Zaghouan, una impresionante fuente que captaba las aguas que luego eran canalizadas, mediante un larguísimo acueducto, hacia Cartago.
A continuación, nos dirigiremos hacia Thuburbo Maius, una ciudad que dominaba una importante plana cerealística a 65 km de Cartago. Durante nuestra visita nos pasearemos por el foro, las termas, la palestra y algunas de sus lujosas residencias. Terminaremos el día a la vecina Oudna, la antigua Uthina, ciudad fundada con los veteranos de la legión XIII Gémina y que conserva un interesante Capitolio sobre criptopórtico, unas termas bastante imponentes, un anfiteatro y una zona de almacenes. Una vez terminadas estas visitas, nos dirigiremos hacia Hammamet.
Cena y alojamiento en Hammamet. 

 

Día 9.- 20 abril             HAMMAMET - NABEUL - KERBOUANE -EL HAOUARIA - HAMMAMET (208 km)
De nuevo, en territorio de los púnicos
Desayuno – almuerzo – cena
A la hora convenida, tras acabar el desayuno, iniciaremos nuestro penúltimo día en Túnez dirigiéndonos hacia Nabeul, ciudad que antiguamente se llamaba Neapolis, y donde visitaremos una piscifactoría de salazones de la época púnica, y su pequeño museo arqueológico, con piezas muy interesantes. A continuación, nos dirigiremos hacia Kerkouane, uno de los yacimientos arqueológicos más antiguos de Túnez, donde podremos ver los restos de las casas donde vivían los colonos fenicios que desafiaron el mar para instalarse en esta región del mundo. Los pavimentos tienen unas decoraciones muy sencillas hechas con teselas de mosaico de color blanco.
Por la tarde, visitaremos las canteras púnicas de El Haouaria, que fueron explotadas por esclavos y sirvieron para la construcción de la ciudad de Cartago. Desde allí, nos dirigiremos hacia el Cabo Bon para disfrutar de sus vistas sobre el mar Mediterráneo. A continuación, volveremos a Hammamet, ciudad fundada por los árabes en el siglo VII, y visitaremos su antigua medina.
Cena y alojamiento en Hammamet.

 

Día 10.- 21 abril             HAMMAMET - BARCELONA
¡A casa!
Desayuno
Después del desayuno nos dirigiremos hacia el aeropuerto para iniciar nuestro regreso hacia Barcelona.

Fin del viaje y de nuestros servicios.

 

 

INCLUYE:

-          Profesor-acompañante de Arqueonet desde Barcelona: profesor Carles Buenacasa
-          Guía local acompañante de habla castellana, durante todo el itinerario
-          Charla informativa previa al viaje, impartida por el guía especialista de Arqueonet.
-          Charlas temáticas durante el viaje a cargo del guía especialista de Arqueonet.
-          Dossier de viaje en formato digital a cargo de Arqueonet.
-          Billete de avión con la compañía Tunisair, Barcelona - Túnez - Barcelona, en clase turista.
-          Transporte privado durante todo el itinerario.
-          Estancia de 9 noches en los hoteles detallados o similares, en régimen de media pensión.
-          9 almuerzos en restaurantes locales, (agua incluida)
-          Entradas en las excavaciones de y visias detalladas en el programa.
-          Tasas y permisos
-          Propinas
-          Seguro de asistencia sanitaria y cancelación hasta 3000 €
-          Guía y dossier de viaje



NO INCLUYE:

-          Extras personales.
-          Cualquier servicio no detallado en el programa.