DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
VIA APIA TRAJANA: DE BRINDISI A ROMA - DEL 24 DE OCTUBRE AL 1 DE NOVIEMBRE 2020 - Guiado por CARLOS BUENACASA, Doctor en Historia Antigua

Duración: 9 dias
Número de participantes: Máximo 15 personas
Del  24 de Octubre al 1 de Noviembre 2020

 

Precio por persona en habitación doble: 2810.00€
Tasas (a reconfirmar en el momento de la emisión): 185.00€
Suplemento habitación individual: 475.00€

*Precios válidos grupo 15 personas

 

La vía Apia fue la ruta más importante empleada por los romanos para viajar desde Roma hasta Grecia, previo embarque a Brindisi. Y es que los senadores de la antigua Roma, apasionados por la cultura y la civilización helénicas, cuando querían visitar la península griega, les resultaba más cómodo seguir la ruta terrestre desde Roma, zarpar desde Brindisi y, cruzando el Adriático por su tramo más estrecho, desembarcar en Dürres (en Albania). Desde allá, la vía Egnatia los llevaba, siguiendo un trazado bastante horizontal, hacia Constantinopla. Más adelante, en tiempo de Trajano (s. II d. C.), el trazado de la vía Apia se perfeccionó con la construcción de un ramal marítimo, la vía Trajana que tenía un trazado más litoral, entre Brindisi y Ordónia. Las ciudades por donde pasaban estas vías crecieron de una manera tan extraordinaria que, hoy en día, son numerosos los yacimientos arqueológicos que dan testigo de su pasada grandeza.

 

Plan de vuelos:

BARCELONA - ROMA    24OCTUBRE      AZ077    1140 / 1325
ROMA - BRINDISI           24OCTUBRE      AZ1623   1715 / 1825
ROMA - BARCELONA    01NOVIEMBRE   AZ078     2125 / 2315

 

 

DIA 1.- 24 OCTUBRE              BARCELONA – BRINDISI       
¡Cerramos maletas y hacia Bríndisi!
Cena
Presentación en el aeropuerto del Prat dos horas antes de la salida de vuelo.
Salida hacia Bríndisi, punto de inicio de nuestro viaje.
A la llegada, traslado hasta el hotel donde cenaremos y nos alojaremos. 

 

DIA 2.- 25 OCTUBRE               BRINDISI – MANDÚRIA - BRINDISI
Bríndisi, metrópoli de los Mesapis
Desayuno - almuerzo
Después del desayuno, iniciamos nuestro viaje en Bríndisi,  uno de los centros más importantes de la cultura mesapia, la fundación del cual se calcula en el siglo XVI a. C. En la época romana, Brindisi era el punto final de la ruta que, desde Roma, seguían los comerciantes afanosos de enriquecerse con los intercambios comerciales con epirotas y griegos. Por eso, una de las visitas programadas en esta ciudad es la columna miliaria de la Vía Apia (s. II d. C.) que indicaba el punto final de esta importante carretera romana.
A continuación, nos acercaremos al templo di San Giovanni al Sepolcro (s. XI), una curiosa iglesia de planta circular erigida en la época normanda que imitaba la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén. Después de comer, acabaremos las visitas del día en el Parque arqueológico “delle Mura messapiche”, organizado en torno al triple recinto de muralla que circundaba la ciudad de Manduria (ss. V-III a. C.), de un trozo de la trama urbana y de la más vasta necrópolis mesapia de toda Italia. La ciudad quedó destruida en el s. III a.C., cuando Manduria fue conquistada, en el asalto, por el cónsul Quinto Fabio Máximo.
Al acabar las visitas, regresaremos a Brindisi.
Cena libre y alojamiento. 

 

DIA 3.- 26 OCTUBRE               BRINDISI – EGNACIA – BARI
Primeros pasos sobre la Vía Apia
Desayuno – almuerzo 
Nuestro segundo día de visitas por la Puglia, seguiremos el recorrido de la vía Trajana para descubrir los restos de la antigua ciudad de Egnacia, ubicada en la frontera entre mesapia y yapigia y uno de los puertos más importantes en las relaciones a ambos lados del Egeo. Egnacia se encuentra en un inmejorable estado arqueológico, dado que la villa fue abandonada a finales del siglo VI y nunca nadie se volvió a instalar en el lugar. Empezaremos la visita del yacimiento por el museo arqueológico, que nos desvelará el modo de vida de los habitantes de la ciudad en la época clásica. A continuación, nos adentraremos por la trama urbana del conjunto arqueológico de la ciudad romana de Egnacia que los arqueólogos, año tras año, han estado sacando a luz. Así pues, pasaremos por el foro, la vía Trajana, el anfiteatro, el templo de las divinidades orientales, el pórtico helenístico, los hornos, la basílica cristiana y el baptisterio.
Una vez terminado nuestro periplo, continuaremos por la vía Trajana hasta otra de las metrópolis portuarias: Bari, una ciudad muy antigua (habitada desde el s. XV a. C.) que tuvo sus momentos de esplendor durante la época romana y en tiempo de los normandos.
Hoy en día, Bari es famosa para acoger las reliquias de San Nicolás, trasladadas aquí desde la ciudad turca de Myra. Son muchos quienes no saben que Nicolas de Bari disfrutó de una devoción tan extendida en la época medieval que su biografía se usó para inventar el personaje de Santa Claus (quizás más conocido como “Papa Noel”). Bari le dedicó un de sus edificios más emblemáticos: la chiesa di San Nicola (ss. XI-XII), que visitaremos.
Nuestro periplo por el centro histórico nos llevará hasta el duomo (ss. XII-XIII), dedicado a santo Sabino, uno de los mejores ejemplos del románico normando a pesar de la sencillez de su fachada. Aprovecharemos para visitar el subsuelo arqueológico de la catedral, donde hay restos de estructuras de una basílica anterior, pavimentada totalmente con unos mosaicos que remontan en el siglo V. Acabaremos las visitas del día en el Museo Arqueológico di Santa Scolastica, dotado con una interesante colección arqueológica integrada por más de 30.000 objetos correspondientes a las culturas Daunia, mesapia, griega, romana y bizantina.
Cena libre y alojamiento en Bari. 

 

DIA 4. 27 OCTUBRE                BARI – CANOSA – BARI
Canosa di Puglia, capital de la cultura de los Daunios
Desayuno – almuerzo
Una vez desayunados, seguiremos recorriendo el trazado de la vía Trajana dirigiéndonos hacia Canosa di Puglia, una de las ciudades más antiguas de la Italia meridional (habitada desde el 6000 a. C.). Según los mitos helénicos, la ciudad fue fundada por el héroe homérico Diomedes, rey de Argos, pero la arqueología hace protagonistas a las poblaciones autóctonas, los daunios, emparentados con los vecinos yapigios.
Por el camino, nos pararemos para visitar dos de las infraestructuras que permitían el desplazamiento de los viajeros a lo largo de este camino: en primer lugar, el arco de Trajano (s. II d. C.), que ha perdido el revestimiento de mármol original; y, después, el puente romano (s. I d. C.) sobre el río Ofanto, que estuvo en uso hasta los años setenta del siglo XX.
A continuación, nos dirigiremos hacia el conjunto arqueológico "basilica di San Leucio” (s. VI d. C.), en torno una iglesia construida sobre un templo de época helenística dedicado a Minerva que, como pavimento, conserva un delicado mosaico de teselas blancas y negras. Completaremos el programa matinal visitando el complejo de hipogeos Lagrasta (s. IV-Y a. C.), una interesante agrupación de tumbas subterráneas a las cuales se accede por medio de un corredor al aire libre.
Por la tarde, visitaremos el baptisterio de San Giovanni (s. IV), un inmenso edificio de planta dodecagonal organizado en torno cuatro cámaras que le confieren un aspecto de cruz griega. Y acabaremos las visitas del día en el hipogeo del Cerber (s. IV a. C.), un recinto funerario excavado en el subsuelo arcilloso de Canosa, organizado entorno un pasillo descendente hacia el que desembocan las cuatro cámaras sepulcrales. A la entrada de una de las habitaciones, hay un fresco con varias figuras, entre las que el mitológico perro de tres cabezas que da nombre al hipogeo.
A la hora convenida, regreso a Bari.
Cena libre y alojamiento. 

 

DIA 5.- 28 OCTUBRE               BARI – ORDONA – MANFREDONIA – BARI
Herdonios y la furia destructora de Aníbal  
Desayuno - almuerzo
Después de levantarnos y rehacernos con un buen desayuno, continuaremos recorriendo la vía Trajana y nos adentraremos en el interior de la península italiana. Nuestro camino nos llevará hasta Ordona (la antigua Herdoniae), uno de los escenarios de los combates entre Aníbal y las fuerzas romanas durante la Segunda Guerra Púnica. Precisamente, por su fidelidad a la república romana, esta ciudad fue quemada por los cartagineses en el 210 a. C. Constituida como municipio romano en el 89 a.C. ,Ordona llegó a su etapa de esplendor en la época imperial, gracias, precisamente a su inclusión en el trazado de la vía Trajana.
Es por eso, por lo que aquí podremos visitar un yacimiento arqueológico de notables dimensiones que incluye unas murallas, un conjunto termal, un mercado, una zona de almacenes que muestra la vitalidad del comercio que circulaba por la vía Trajana y, entorno al foro, las características tabernas que tanto animaban la vida del pueblo romano en aquellos tiempos. Antes de marchar también nos acercaremos a su anfiteatro (s. I d. C.), que quedó muy perjudicado por el terremoto del año 364 d.C., después del cual la ciudad fue progresivamente abandonada.
Una vez terminadas estas visitas, nos dirigiremos hacia el Museo Nacional de Manfredónia, que contiene una colección muy auténtica y única de los habitantes prerromanos de esta zona, especialmente, las muy singulares estelas funerarias daunias.
Una vez finalizadas las visitas regresaremos a Bari.
Cena libre y alojamiento. 

 

DIA 6.- 29 OCTUBRE               BARI – VENOSA – MIRABELLE ECLANUM - BENEVENTO
Pasando de la Vía Trajana a la Apia   
Desayuno - almuerzo
Después de desayunar, continuaremos nuestro periplo por la vía Apia hacia Venosa, ciudad fundada por los romanos en el 291 a.C. después de arrebatar este territorio a los samnitas. En el 208 a.C., Aníbal derrotó aquí al cónsul Marco Claudio Marcel, uno de los antepasados del emperador Claudio. Aquí visitaremos las catacumbas judías (s. III-VII d. C.), un monumento muy interesante por la información que proporciona sobre el género de vida de los miembros de esta comunidad en el punto de transición entre el mundo antiguo y el medieval.
A continuación, acabaremos el programa de visitas matinal en el parque arqueológico de la “chiesa incompiuta” (s. XII), una iglesia de gran belleza arquitectónica erigida para sustituir la iglesia paleocristiana precedente, que se había quedado pequeña, con unas dimensiones mucho más monumentales y con unos materiales más ricos y lujosos.
Después de comer, visitaremos las ruinas del yacimiento antiguo de Aeclanum (hoy en día Mirabelle Eclanum). La ciudad fue fundada en el siglo III a.C. por los Hirpinos, una de las tribus saunitas, en una estratégica posición que controlaba el paso de la vía Apia. Saqueada por Sula en el 89 a. C., no fue hasta el 120 d. C. que la ciudad reavivó, de la mano del emperador Adriano, quién la constituyó como colonia de derecho romano con los nombres de Elia Augusta Eclanum, con una extensión de 18 hectáreas.
El yacimiento contiene algunos restos muy interesantes de su pasado romano, como las termas públicas; la plaza del mercado, que estaba cubierto; las murallas, que en alguno de los tramos conservados llegan a los 10 m; el taller de un cristalero; una gran Domus del siglo I d. C.; y una basílica paleocristiana. En el siglo V, la ciudad era sede episcopal y uno de sus obispos, Julián, se convirtió en un famoso heresiarca por su controversia con Agustín de Hipona sobre el pecado original.
Una vez terminadas las visitas del día nos dirigiremos hacia Benevento, importante centro de comunicaciones donde la vía Apia se unía con la Trajana.
Cena libre y alojamiento. 

 

DIA 7.- 30 OCTUBRE                       BENEVENTO
Benevento, la Ciudad de los vientos propicios.    
Desayuno – almuerzo
Nos recuperaremos con un buen desayuno después de tanta travesía. Hoy pasaremos el día sin movernos de Benevento, una ciudad que, en origen, era conocida como Malevento, por los fuertes vientos que azotaban la región.
Ahora bien, después de que los romanos consiguieran allí una victoria contra los elefantes del rey epirota Pirros (275 a. C.), le cambiaron el nombre por el actual. Las tradiciones antiguas decían que había sido el héroe homérico Diomedes quién había fundado la ciudad, pero lo cierto es que este honor corresponde a la tribu de los oscos, una tribu indoeuropea emparentada con los latinos.
Los romanos se instalaron en el 268 a.C y no fue hasta los tiempos de Nerón  (s. I d.C) que adquirió el rango de colonia con los nombres de Júlia  Augusta Concordia Félix Beneventum.
La Ciudad también fue muy importante en la alta Edad Media cuando se convirtió en la capital de un poderoso ducado que funcionó como protector de la santa sede romana.
Toda esta historia queda resumida en los edificios que visitaremos durante el día: el teatro romano (s. II-III), remodelado por Caracalla y recubierto con ricos mármoles; el arco triunfal (s. II d. C.), construido por Trajano y uno de los ejemplos más bellos de este tipo de construcciones; el criptopórtico, o pórtico subterráneo; las termas; y el “Bue Apios”, una simpática estatua antigua que representa esta divinidad egipcia.
De su pasado medieval resulta interesante la Puerta Arsa, uno de los accesos a la ciudad medieval, que integra los restos de una puerta romana; el duomo (s. XII), dedicado a Santa Maria y un bonito ejemplo del gótico local; la chiesa di Santo'Ilario (ss. VI-VII), una de las más antiguas de Italia; y la chiesa di Santa Sofia  (s. VIII),uno de los ejemplos más relevantes de construcción eclesiástica longobarda.
Fuera de la ciudad visitaremos el Ponte Leproso, sobre el cual transitaba la vía Apia antes de entrar en la ciudad.
Cena libre y alojamiento en Benevento. 

 

DIA 8.- 31 OCTUBRE                   BENEVENTO – MINTURNO – PALESTRINA – ROMA
Palestrina, joya del mosaico romano     
Desayuno – almuerzo
En el día de hoy, tomaremos la vía Apia en su tramo final hasta Roma. Por el camino, nos pararemos en Minturno (la antigua Minturnae), un importante centro aurunc dedicado al culto de la ninfa Marica, aquella que “brilla bajo la luz del Sol”. Roma se apoderó de la región durante las guerras samnitas (314 a. C.) y convirtió el poblado en una colonia (295 a. C.).
Desde entonces, Minturno se convirtió en uno de los lugares de veraneo preferidos por la aristocracia romana y se llenó de villas marítimas.
De aquellos tiempos, se conserva un buen tramo de las arcadas del acueducto de Vespasiano (s. I d. C.), que abastecía agua a estas residencias y, también, a las termas de la ciudad.
Una vez llegados a Minturno, andaremos por sus empedradas vías hasta el foro, dominado por el templo principal de la villa (el Capitolio) entorno al cual se encuentran el resto de edificios significativos como por ejemplo el teatro, donde se dice que  había una estatua del famoso general Escipión el Africano, o el mercado, por los comerciantes que traficaban todo a lo largo de la vía Apia. Una vez acabadas estas visitas, seguiremos hasta otra de las etapas de esta vía: Palestrina (la antigua Praeneste).
Allí se ubicaba el imponente santuario de la Fortuna Primigenia (s. II AC), elevado sobre seis terrazas artificiales conectadas mediante escalinatas, que se considera el mejor exponente de la arquitectura monumental romana de época republicana. Sobre la terraza más alta en el siglo XII se construyó el Palazzo Colonna Barberini, que hoy en día es la sede del museo arqueológico.
Allí podremos extasiarnos en la contemplación de uno de los mosaicos romanos más grandes y elaborados, que representa el recorrido del río Nilo ambientado con varias escenas de vida cotidiana y conjuntos de animales salvajes.
Seguidamente continuaremos hasta Roma, punto final de la vía Apia, pero no de nuestro viaje,todavía!
Cena libre y alojamiento en Roma. 

 

DIA 9.- 01 NOVIEMBRE   ROMA – GROTAFERRATA – NEMI – ALBANO – LAZIALE- BARCELONA
El Lago Albano, centro original de la civilización romana.
Desayuno – almuerzo
Nuestra última mañana en Italia lo dedicaremos a recorrer la región de los Montes Albanos dominados por el lago Albano y la residencia papal de Castelgandolfo, erigida sobre las ruinas de Alba Longa, solar original de los romanos y sede del linaje mítico de Eneas.
Después del desayuno saldremos hacia Grottaferrata, donde se ubica la abadía de San Nilo (s. XI), que conserva totalmente íntegra la estructura original del año 1004, con unas pocas partes restauradas en el siglo XX, y que en el interior exhibe un iconostasio de mármol de Gian Lorenzo Bernini.
A continuación, nos dirigiremos hacia el lago Nemi, en el territorio de la antigua ciudad de Aricia, donde en la antigüedad había un templo dedicado a  Diana Aricina (s, II-Y a. C.; también conocida como “Diana Nemorese”) que se convirtió en el centro religioso para las reuniones  de la Liga Latina después de la destrucción de Alba Longa (s. VII a. C.). Del lago se recuperaron dos naves votivas (de 64 y 71 m de largo, respectivamente), que se hundieron a propósito en tiempo de Calígula como una ofrenda a la diosa. Hoy en día se exhiben en el Museo de los Barcos Romanos (Museo delle Navi Romane), que visitaremos.
Desde allí nos dirigiremos hacia Albano Laziale para visitar la tumba de los Curiacis, tres hermanos aricios que perdieron sus vidas luchando en combate singular contra los Horacios, tres hermanos romanos; las catacumbas de San Senatore (s. II d. C.), originalmente, unas canteras de adobe hasta que los cristianos empezaron a enterrarse; y las cinco cisternas, conocidas popularmente como “Cisternoni” (de 20 x 30 m cada una), que almacenaban el agua, procedente de tres acueductos, destinada a las termas de Caracalla.
A continuación, nos dirigiremos hacia Castelgandolfo, donde disfrutaremos de las vistas panorámicas del lago y del macizo Albano.
Después del almuerzo dispondremos de tiempo libre para recorrer las calles de Roma, hasta el momento de trasladarnos hasta el aeropuerto de Fiumicino e iniciar el regreso a casa.
Llegada a Barcelona y fin de nuestros servicios.