DESTINOS
* malaika, del suahili: Ángel
RUTA DE WASHINGTON IRVING - DEL 13 AL 19 DE MARZO 2021- Guíado por JOSÉ LUIS RIVERA.

Duración: 7 días
Tamaño del grupo: 15 participantes
Del 13 al 19 de Marzo 2021

 

Precio por persona, en habitación doble: 1790,00€
Tasas (a reconfirmar en el momento de la emisión): 40.00€
Supl. habitación individual: 400,00€

 

“…Siempre me ha gustado visitar nuevos escenarios y observar extraños caracteres y costumbres. Comencé mis viajes a edad temprana, descubriendo tanto lejanas comarcas como desconocidos rincones de mi ciudad natal, con gran alarma de mis padres.

Deseaba recorrer los escenarios de célebres hazañas, pisar la tierra cuya historia se extiende por el tiempo, pasear por las ruinas de castillos, meditar sobre las caídas torres. En una palabra, excavar a las comunes realidades del presente y perderme entre la sombría grandeza del pasado…”

                                                        Washington Irving - De Nueva York a Granada

 

 En 1829, alguien debió decir a Washington Irving, ensimismado ante la exuberancia y el exotismo que encontró en el legado musulmán de Sevilla, que el alma de la legendaria Al- Andalus descansaba en Granada, a un puñado de días a caballo desde la capital hispalense. Un año después de su llegada, Irving emprendió el viaje a la ciudad de la Alhambra.

Esta experiencia se materializó en Cuentos de la Alhambra, una serie de relatos que nos ofrece un emocionante cuadro de la Andalucía de hace casi dos siglos.

La ruta ha tomado su nombre, en honor al autor americano que tan bien la describió. Es un camino histórico marcado con un fuerte carácter fronterizo. Quién sabe si todavía es posible encontrar, como en los cuentos de Irving, un fabuloso tesoro enterrado por los moros; lo que si hallaremos, son los tesoros de una experiencia única.

El trayecto pone en escena una segunda historia, la del «descubrimiento» romántico, y turístico, de Andalucía, en el cual viajeros de la talla de Chateaubriand y Lord Byron, que hablaron de Andalucía en sus obras, de Richard Ford, Borrow, Delacroix, David Roberts, Gautier, Dumas y, sobre todo, el francés Prosper Merimée creador de la mítica historia de Carmen, la Cigarrera, donde se narra una imagen misteriosa, romántica y folklórica de Andalucía. Crearon una tierra llena de personajes apasionados, crueles y enamorados, que quizás no se correspondía al cien por cien con la imagen real, en un panorama de leyendas, toreros y bandoleros, de majas, contrabandistas pero que sirvió, sin duda, para dar a conocer nuestra región fuera de nuestras fronteras y a popularizar su paisaje, historia y cultura.

Una ruta marcada que lleva de las tierras bajas a orillas del Guadalquivir a las vegas circundadas por montañas en las inmediaciones de Granada. En su trayecto, a lo largo de las provincias de Sevilla, norte de Málaga, por Antequera, y Granada, se incluyen extensos pueblos de la campiña y enriscadas villas a los pies de alcazabas y castillos, localidades que atesoran una riqueza monumental extraordinaria, en medio de espacios de gran interés y diversidad paisajística y natural. Los usos, costumbres y tradiciones que animan la vida de estos pueblos, en los que la agricultura es la principal actividad, ofrecen un aliciente adicional para un fascinante viaje.

El itinerario está dispuesto para que Sevilla sea la salida y Granada la llegada. Como siguiendo aquella cronología real, por la que en 1492 los árabes dejaron de poseer este trozo de mundo. Granada conviene en ser la mítica meca del viajero, la Ítaca del caminante. La campiña sevillana y la vega granadina, las ondulaciones maternales de la serrezuela malagueña, las haciendas y las cortijadas, los valles y las cañadas, los lechos y los ríos.

 

BARCELONA   SEVILLA              13 MARZO                 VY2216               1145 / 1320
GRANADA   BARCELONA          19 MARZO                 VY2015              1915 / 2040

 

 

DÍA 1.- 13 MARZO                  BARCELONA - SEVILLA
Almuerzo - cena
Presentación en el aeropuerto de Barcelona, Terminal 1, mostrador de la compañía Vueling, dos horas antes de la salida, con destino Sevilla. 
Llegada y traslado al hotel.

En la primavera de 1828, hace ya casi doscientos años, llego al puerto de Sevilla Washington Irving.
Había nacido en Nueva York en 1783 y ya era un conocido escritor romántico y periodista además de un incansable viajero y embajador por toda Europa. Vino primero a Madrid, llamado para estudiar, en El Escorial los documentos relativos al descubrimiento del Nuevo Mundo (1826–1829). Este encargo supuso el comienzo de su carrera diplomática.
Es poco después cuando aparece en Sevilla, acompañando al ministro de Estados Unidos, a bordo del Betis, primer barco de vapor de España que remontaba el Guadalquivir procedente de Cádiz, en búsqueda de los archivos de Cristóbal Colón.
En Sevilla pasó todo un año, como turista y como estudioso de la ciudad.
Se hospedó en una casona del callejón del Agua, frente al Alcázar, en la vieja judería hispalense.
Solía pasar los días trabajando y las noches de tertulia, generalmente en la fábrica de curtidos del inglés Wetherell, instalada en el exconvento de San Diego.
Descubrió, durante su estancia, el alma soñadora del patrimonio andalusí, levantado siglos antes de que los cristianos entraran por las puertas de la capital.
“…Eran edificios hechizados, envueltos en la brumosa leyenda de los tiempos perdidos…”.
La tarde de hoy la dedicaremos a visitar, lugares esenciales de la ciudad que han seguido embrujando a numerosos artistas, hasta la actualidad.

Comenzaremos la visita  adentrándonos en el Parque de María Luisa, antiguos jardines privados de los duques de Montspensier. Lugar testigo de historias de amores de novela, tan románticas como la del enamorado Alfonso XII, que seducido por los ojos negros de su prima Maria de las Mercedes,  le declaró sus sentimientos en contra de la voluntad del gobierno y de su propia madre.  Seguiremos  por La Plaza España diseñada como espacio para la Exposición Iberoamericana de 1929. El resultado fue una plaza palacio única en el mundo, homenaje  del país anfitrión, en el que las provincias españolas están representadas en forma de azulejos, los antiguos reinos en forma de puentes y el océano en forma de canal. Ha sido calificada como el monumento más espectacular de Europa y segundo del mundo. A continuación, a través de los bellos Jardines de Murillo, llegaremos al Barrio de Santa Cruz, donde pasó muchas horas nuestro protagonista.
Finalizaremos el día cenando en una de sus típicas tabernas.
Traslado al Hotel
Alojamiento.                                         

  

DÍA 2.- 14 MARZO              SEVILLA
Desayuno – almuerzo – cena
Irving pasaba las mañanas en los salones de estudio del Archivo de Indias, entre legajos y voluminosos documentos cartográficos. Su minucioso trabajo acabó con la publicación, tiempo después, del libro: Vida y viajes de Cristóbal Colón.
Escribió un diario que ha sido editado por la Hispanic Society de Nueva York: “Diary of Washington lrving of the Sunnyside Spain”, un sugerente nombre que nos evoca el sol de Andalucía.
Los domingos se trasladaba, con frecuencia, al campo. Sin embargo, como buen turista, procuraba ver todo lo típico de la vida sevillana:

“…el cuerpo de San Femando en la festividad del santo y en esa noche la iluminación de la ciudad y de la Giralda; el baile de los Seises el día del Corpus, la procesión, el aspecto de la ciudad la noche antes..”  todo fue quedando anotado en su diario.
Algunos días visitaba los archivos de la Catedral y sobre ella escribió  “…Si alguna vez viene Vd. a Sevilla no deje de visitar su gloriosa catedral… visítela al atardecer, cuando los últimos rayos de sol, más bien los últimos resplandores del día, brillan a través de sus vidrieras polícromas. Visítela en la noche, cuando sus capillas están escasamente iluminadas, sus inmensas naves apenas alumbradas por las hileras de lámparas de plata, y cuando se prepara la misa en el altar mayor, entre destellos de oro y nubes de incienso … Yo no creo haber sentido nunca un placer igual en ningún otro monumento de esta clase… “.

La mañana de hoy estará centrada en los lugares más importantes para el autor durante su estancia en la capital sevillana. El Archivo de Indias, Catedral de Sevilla y Giralda cuyo conjunto monumental fue declarado, junto al Alcázar, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987.
Tras el almuerzo navegaremos por el río en una de las barcazas que todavía hoy lo cruzan, desde donde podremos ver, entre muchos monumentos, la fachada de la plaza de toros la Real Maestranza, cuyos orígenes hay que situarlos en la conquista de Sevilla por el Rey Fernando III el Santo, en 1248. Según los escritos de Irving, desde su llegada, “…ni un lunes se perdió el festejo…” después pasearemos por las callejas de la marinera Triana , cuyas gentes se dedicaban a la vida obrera, alfarera y artísica y que destacó siempre por su cultura y forma de vivir. Veremos sus tabernas, corrales de vecinos y vistas al río disfrutandos de las fachadas de algunas de las iglesias donde se guardan las tallas más emblemáticas del barroco sevillano como la de los marineros.
Traslado al hotel.
Alojamiento.

 

DÍA 3.- 15 MARZO                 SEVILLA – CARMONA – MARCHENA - ÉCIJA - OSUNA
Desayuno – almuerzo - cena
Después del desayuno partiremos hacia la campiña de Sevilla que recorrió nuestro autor, a lomos de un caballo andaluz.

“…Así equipados y servidos, salimos a paso lento de la bella ciudad de Sevilla a las seis y media de un radiante día de mayo. Nuestra ruta pasaba por la antigua Alcalá de Guadaira, que beneficia a Sevilla al suministrarle su pan y su agua…”

El legado artístico de la ruta de hoy es impresionante, desde los restos de asentamientos romanos, hasta los palacios barrocos e iglesias y, por supuesto, la huella de ocho siglos de presencia musulmana.  Todo el camino está moteado por fértiles vegas, extensiones de tierra de labor y paisajes diáfanos, como La Sierra de los Alcores, que se despliegan por Carmona. Sus características geológicas han convertido esta zona en una cantera natural de albero: arena utilizada en la mayoría de los parques, jardines y paseos sevillanos.
Pocas ciudades pueden presumir, como Carmona de ser de las más antiguas de Occidente. Cuna de numerosas civilizaciones. Impresionan sus murallas, gracias a las cuales se convirtió en la ciudad más resistente de la ruta bética. La villa, con un inmenso patrimonio histórico y artístico ofrece mucho más que un rico pasado. Por la puerta de Sevilla entran los caminantes en busca de las iglesias que antes fueron mezquitas, la parroquia de Santa María, es el máximo exponente de la arquitectura religiosa carmonense, aún conserva el patio de las abluciones y el alminar desde la cual, el almuédano llamaba a la oración.
Su Puerta de Córdoba es la única puerta romana de tres arcos que existe en España.
Visitaremos el yacimiento arqueológico de Carmona, su necrópolis. Se trata del cementerio romano más grande y mejor conservado en toda la península ibérica, todo un ejemplo de preservación de las sepulturas. Una de las más destacadas es la de Servilia, hija del gobernador Lucio. Tras su prematura muerte le dedicó la tumba más imponente, ocupando un espacio de más de mil metros cuadrados.
Tiempo para comer y luego seguimos nuestro camino hacia Marchena. La ciudad, tiene el semblante de la cal y la arena por todos sus costados. Está situada en mitad de dos suaves colinas, al lado del río Corbones, tiene además un recinto amurallado que a veces se intuye entre un caserío y un viejo castillo, una plaza ducal y un camino alfombrado de trigo que lleva hasta Écija, ciudad marcada por el ardiente sol de la campiña y por sus once torres que le conceden carácter, sin duda, la apodada “sartén de Andalucía” ofrece una personalidad única en la que destacan sus numerosos palacios, casonas solariegas e Iglesias barrocas, que guardan en su interior riquezas incalculables de ofrendas y religiosidad. Pasearemos por sus calles hasta la Plaza España, conocida popularmente como “el salón” entorno a la cual confluyen callejuelas de casas blancas y es el centro de su vida urbana.
Llegada a última hora del día a Osuna, destino final de la jornada de nuestro viaje.
Traslado al hotel.
Alojamiento. 

 

DÍA 4.- 16 MARZO              OSUNA – ESTEPA - ANTEQUERA
Desayuno – almuerzo - cena
Tras el desayuno recorremos Osuna, a través de la campiña con su color ocre y llena de campos dorados después del verano. A buen seguro que Washington Irving debió prestar atención a los labriegos que de sol a sol trabajaban estos campos dorados. Al caer la tarde el viajero romántico encontraría reposo en pueblos de populosas plazas donde pululaban pregoneros, artesanos y algún que otro bandolero.
En Osuna, por sus calles estrechas que ascienden hasta la Colegiata y la Universidad, pasó el escritor. Aquí dedico horas al estudio de los papeles del Conde de La Gomera, patrocinador y avalista de las expediciones de Cristóbal Colón en sus viajes de descubrimiento de América.
Luego partimos hacia Estepa. Parece ser que alguien contó a Irving que aquí pernoctó Cervantes cuando trabajaba como recaudador de la Real Hacienda. Sólo una rúbrica del autor del Quijote conserva el pueblo. Pero su grácil Torre de la Victoria, elegante y barroca, sigue simbolizando la villa desde que a mediados del siglo XVIII fuera levantada junto a un convento de frailes.
Antes de llegar a Antequera, pararemos en el Paraje Natural de El Torcal. Un lugar fascinante e increíble donde la piedra calcárea ha sido modelada, casi de manera caprichosa, por la climatología convirtiendo una sierra en un lugar de leyendas que imaginara el escritor en algunas de sus novelas y libros. Dedicaremos la tarde a recorrerla y aprender de su historia; cabras ibéricas, zorros y águilas son los dueños de estas montañas rocosas.
Al finalizar continuamos hacia Antequera donde dormiremos. Antequera es hoy, igual que ayer, un cruce de caminos.
Traslado al hotel.
Alojamiento.

  

DÍA 5.- 17 MARZO      ANTEQUERA – ARCHIDONA – FUENTEDEPIEDRA - GRANADA
Desayuno – almuerzo - cena
Acodada junto a esa columna vertebral que, a modo de cordillera recorre toda Andalucía, Antequera atrajo las ansias conquistadoras de muchos pueblos. Primero fue romana y luego mora y, de aquellos tiempos tumultuosos data la Alcazaba y la Torre del Homenaje que se desmaya con sus líneas quebradas hasta un caserío elegante, de aseadas casas y plazuelas perfumadas.
Desde el mirador, que queda al lado del Arco de los Gigantes, el viajero divisa la Peña de los Enamorados. El propio Irving dejó escrita su romántica versión de aquella leyenda del humanista Juan de Vilches, por la que la joven musulmana Tagzona, hija del alcaide, se enamoró perdidamente del cristiano Tello. Los dos se arrojaron desde la cima del cerro, dejando con su último aliento el evocador nombre que hoy posee.
Archidona queda al lado de Antequera, tiene una plaza ochavada y una plaza mayor que ejerce como un gran patio donde sus vecinos se reúnen. Y es también un pueblo de altura, su primitivo recinto, su huella andalusí, se yergue sobre un puntiagudo cerro. Allá arriba encontró acomodo una mezquita aljama. En tiempos de la Reconquista los nuevos moradores quisieron ubicar en ella una ermita donde venerar a la Virgen de Gracia, pero esta vez respetaron los sillares y sus arcadas morunas.
Seguimos camino hacia Granada, donde se encuentran parajes de gran valor paisajístico y natural como la Laguna salada de Fuentedepiedra, hogar de miles de aves migratorias, haremos una parada en la laguna, lugar donde anida la colonia más importante de flamencos de Europa.

“…En el curso del día pasamos por Fuente la Piedra, junto la laguna salada del mismo nombre. Bella extensión de agua, que reflejaba, como un espejo, las lejanas montañas…”.

Tras la visita llegamos a Loja y a las puertas de Granada.
De Loja, Irving dijo: "…Es agreste y pintoresca. Por encima de la ciudad todo es salvaje y estéril, mientras que en su parte inferior medran la más rica vegetación y el más fresco verdor que imaginar cabe…". Aquellas palabras guardan hoy el mismo significado, Loja está arracimada en torno al valle por donde baja el cauce del Genil y, siguiendo el camino que lleva hasta Granada.
Traslado al hotel
Alojamiento.

  

DÍA 6.- 18 MARZO                  GRANADA
Desayuno – almuerzo – cena
Durante su estancia en la ciudad de la Alhambra, "…uno de los sueños más placenteros…" de su vida, durmió entre las rojizas torres del palacio nazarí.

“… He tomado posesión de una habitación muy confortable. En estos apartamentos, los limoneros están llenos de azahar y perfuman el aire. Estar en este palacio te da una grata impresión de tranquilidad y sosiego, difícil de describir…

Trabajaba por la mañana, relató el lugar llenándolo de personas. Decidió contar historias en lugar de describir estancias, recopiló leyendas y sus cuentos nos hicieron sentir que todo lo imaginario era posible.
Por la tarde paseaba por el Albaicín y la Antequeruela. “..Estoy pisando una tierra encantada y me encuentro rodeado de románticos recuerdos: Granada. Siempre esta ciudad fue objeto que despertó mis sueños, mi fantasía recorrió con frecuencia las románticas estancias de la Alhambra y he aquí, por vez primera realizado un sueño. Todavía, sin embargo, no doy crédito ni sentido y hasta dudo que habite el palacio de Boabdil, que contemple la hermosa Granada desde sus balcones. Al vagar por estos salones orientales y oír el murmullo de las fuentes y el canto del ruiseñor, al aspirar la fragancia de la rosa y sentir la influencia de este embalsamado clima, me imagino que estoy en el paraíso de Mahoma”
Nunca volvió a Granada, pero su recuerdo le acompañó de por vida. Hoy dedicaremos el día completo a rememorar aquellas historias.
Visitaremos temprano la Alhambra, uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de la Edad Media y, sin duda, el más singular de la cultura musulmana en occidente. Luces, sombras, caligrafía, geometría, historia y leyenda suscitan el nacimiento de un lugar muy personal. El recorrido es como un sueño, estancia tras estancia, hasta llegar al íntimo Patio de los Leones. De todo el palacio, tal vez, este lugar sea la cumbre del refinamiento, una metáfora para un pueblo que procede del desierto y cuyo anhelo es el agua: los templetes asemejan las jaimas, las columnas los troncos de palmeras y las cuatro acequias los puntos cardinales.
Después recorreremos las callejuelas del barrio del Albaicín, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994, para llegar al romántico Mirador de San Nicolás.
Por la tarde, pasearemos por los barrios de tabernas y cenaremos en una de esas casas-cueva que tanto gustaban al autor, escuchando cante flamenco y degustando comidas de la tierra.
Traslado al hotel,
Alojamiento

  

DIA 7.-19 MARZO       GRANADA - BARCELONA
Desayuno
Tras el desayuno, traslado en autocar para la visita de la casa natal del genial escritor Federico Garcia Lorca en la localidad de Fuente Vaqueros, donde se guardan algunos de sus más bellos recuerdos y la memoria viva de uno de los poetas más célebres de la literatura española.
Tiempo libre en Granada, hasta la hora para el traslado al aeropuerto y tomar el vuelo de la compañía Vueling de regreso a Barcelona.